Un buen movimiento de comunicación es el que hizo el equipo que rodea al senador Héctor Yunes Landa al hacer del conocimiento público la intervención quirúrgica que le practicaron este domingo para no dejar espacios a los rumores. Al no dejar espacios para la especulación se evitaron las conjeturas y las versiones perversas sobre un asunto inherente a la condición humana. Este asunto evocó el recuerdo de cuando, en plena campaña para gobernador, el candidato del PRI, Agustín Acosta Lagunes, enfermó de gripe; entonces, sus más cercanos  sugirieron ocultar el asunto pero don Agustín reviró: “Es una simple gripa, pero si fuera algo peor forma parte de mi condición de ser humano o qué ¿los políticos no se enferman? Así de simple.