Virginia Durán Campollo
30 de enero de 2015

Más burdo no se podía ver el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, al tratar de dar carpetazo al asunto de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Demuestran nuevamente la ineptitud de la que ya hacen gala, los hombres más cercanos a Peña Nieto como Osorio Chong y Luis Videgaray, quienes si tuvieran honor ya hubieran renunciado. Es increíble, por no decirlo de otra forma, que a cuatro meses de arduas investigaciones tanto nacionales como internacionales, salgan con que “la verdad histórica” es que se los llevaron, los mataron, incineraron y tiraron al río. Eso fue la primicia de origen. Era necesario tanto desgaste político y económico, para la solución de un crimen de 43 personas. La inutilidad del sistema de justicia peñista se registra sí en la historia, pero la de la ignominia. No se puede ser más inepto. Dicen que no les pegará en las próximas elecciones, pero su escenario es demoledor. *** Siguen sin entender. Lo que viene ahora es un mayor suplicio, pues los padres de los jóvenes ultimados no quedaron satisfechos. No les creen, situación que inhabilita a cualquier gobernante, y tienen el apoyo no sólo de la conciencia nacional sino internacional. Quisieron viciar el movimiento de paz, filtrando ha desestabilizadores sociales y aun detectando a los anarquistas, no los sometieron. Ayotzinapa no acaba aquí, como le urge a Peña Nieto que apremia a que los mexicanos den vuelta a la hoja y sigan adelante porque le descomponen el ambiente político internacional. Ayotzinapa es parte importante de la sacudida que tuvo la sociedad nacional que tiene hartazgo, que rechaza a una clase gobernante putrefacta y arbitraria. De pagar altos impuestos y recibir pésimos servicios. Del desempleo, la inseguridad, la carestía, la falta de justicia, orden, gobierno. *** Todo el territorio nacional es una gran fosa. Ahora sabemos de Iguala, pero esta Tamaulipas, Veracruz, Oaxaca, Michoacán, Juárez y otros más. Infestado hasta la médula con el narcotráfico sanguinario, los desaparecidos, asesinados, ultrajados suman miles donde se encuentran niños, hombres, mujeres, ancianos. El olor es fétido y surge también de los militares, marines y una gran parte del aparato de justicia. Se expande al sector político, quienes obnubilados por el poder y el ansia de enriquecimiento ilícito doblegan y asesinan a sus contrincantes, periodistas, activistas sociales que les señalan con la verdad. Se han apoderado del país, a la fuerza. Las grandes negociaciones están en las mesas de los capos, empresarios, políticos que no abarcan más porque les hacen falta tentáculos. Hoy es el momento histórico, de que los mexicanos salgamos a votar y lo hagamos en la conciencia de que el país está en riesgo. Exigir de los candidatos, honestidad y preparación comprobable. No a la mafia en el poder, que nos tiene sometidos. Los jóvenes serán nuestros mejores aliados, con sus ardientes deseos de tener un México gobernado por sabios, que sepan conducir las riendas. El futuro es de ellos. *** “En los últimos meses se puede percibir a una sociedad desencanta y enojada, que muestra un desprecio cada vez mayor por el proceso electoral y en la que, es de esperarse, comiencen a surgir sentimientos abstencionistas muy fuertes. Si a esto le aunamos la situación de violencia que se vive en varios puntos ¿podremos esperar que la gente corra el riesgo de ser funcionario de casilla? ¿Habrá una fluencia copiosa a las urnas el día de la elección? Hay municipios enteros en los que la respuesta a estas preguntas es un rotundo no. Sin duda, la democracia mexicana está enfrentando una dura prueba. Todos los actores políticos y sociales tenemos la obligación de arropar y fortalecer al sistema electoral, que ha costado mucho tiempo y esfuerzo construir. Todos tenemos que poner algo de nuestra parte para que las elecciones se realicen en tiempo y forma. Llegó el momento, como ha ocurrido antes, de unirnos en lo básico: la defensa del derecho de nuestro pueblo a elegir libremente y en paz a su propio gobierno. Distraerse en frivolidades no sólo será irresponsable; también será sumamente costoso para nuestra República, para todos nosotros”. *** La mayoría de los candidatos priistas a una diputación federal– Carvallo, Lagos, Mota, Lupe Ingram, Alberto Silva etc. no pasarían la prueba que la ley anticorrupción exige. Jorge Carvallo sobre sale porque, al igual que su padre putativo, no tuvo medida para el enriquecimiento innoble. Devastó económicamente las instituciones por donde pasó– hasta las plantas se llevaba cuando se iba– y engendró a otros malandrines, como su ex tesorero Gustavo Murrieta Jr.– quien compra por docenas sus zapatos en la Quinta Avenida, de New York– y el cínico, mentiroso ex de prensa Mario Lozano que trae un Mercedes Benz, me aclaran, no un Audi. El “jefe Carvallo”, se asegura, tiene una hacienda de varias hectáreas a 40 minutos de la capital, sumada a decenas de negocios que incluyen líneas camioneras, caballos pura sangre–¿cómo Pancho Colorado?– constructoras y demás. Alberto Silva se cuece aparte, porque su fortuna es mayor que la de cualquiera de ellos. Dicen que en Tuxpan, es latifundista y tiene otros grandes negocios como extensos ranchos. Dejó, como su antecesora, colgados a muchos medios de comunicación, a quienes les debe una millonada, para irse bien cargado a su campaña que le costará varios millones de pesos. ¡Indignante y nauseabundo!, el espectro duartista en el estado.*** No se pierda hoy Círculo Rojo del Periodismo Veracruzano, trasmitido  por www.periodicoveraz.com y wwweldemocrata.com, hoy a las 7:00 pm en punto. Acompañada de Claudia Guerrero y Armando Ortiz, su servidora les espera.*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.