La Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente clausuró, por daño ambiental, el proyecto Dragon Mart, ubicado en El Tucán, municipio de Benito Juárez, Quintana Roo. El proyecto abarca 203 hectáreas y el resto de reserva de un total de 561, en las que se construirían 722 viviendas, 20 naves comerciales y tres mil locales, representa una multimillonaria inversión de capital nacional. La cancelación tiene como fundamento violaciones a las leyes y reglamentos de protección al medio ambiente. Informa esta Procuraduría: “La operación de Dragon Mart implicaría prácticas de dumping operadas en una especie de ínsula china dentro del territorio mexicano sin el empleo de mano de obra mexicana, pero sí con trabajadores chinos bajo condicionantes laborales propias de aquel país, en franca violación a lo establecido por las leyes federales del trabajo”. Los dueños del proyecto cuentan con la autorización del ayuntamiento de Benito Juárez, que ahora deberá explicar por qué extendieron el permiso con las deficiencias que ocasionan su clausura.