Alguien desde el sector público tenía que decirlo y qué bien que haya sido alguien con representación y representatividad ciudadanas. Es el diputado Ricardo Ahued, quien define al sector financiero del gobierno del estado como en situación de colapso, provocado por el  cambio continuo de titulares en la Secretaría de Finanzas, razón por la cual no hay un puntual seguimiento de los compromisos a cumplir ocasionando el rezago en los pagos a proveedores del gobierno. Sobre el penoso affaire de los empresarios en las oficinas de Finanzas, Ahued señala: “No es el trato que merecen no sólo los empresarios, si no todos aquellos que reclaman sueldos, aguinaldos vencidos”… “Convocaremos para que se pueda dar el diálogo con el tema de los pagos porque no es el trato que merece nadie cuando se les ha dado una cita y después dan un portazo y todavía los saquen a empujones, eso no ayuda en nada y no es lo que quiere el Gobernador ni los veracruzanos”. Prudencia, mesura, templanza porque el pasto está seco.