El hecho de que el dirigente estatal del PAN, Jesús Mancha Alarcón y el diputado Domingo Bahena hayan acompañado al alcalde de Medellín Omar Cruz a las oficinas de la Fiscalía del Estado para declarar en torno a la desaparición de Moisés Sánchez, implica que están convencidos de su inocencia y que nada tiene que ver en la desaparición del periodista. Aunque se trata de un político de aldea chica no pasa desapercibido el que haya expresado su “cordial amistad” con Moisés Sánchez, cuando todo mundo sabe de las diferencias entre ambos y la confrontación pública de las actividades de Moisés respecto del alcalde, ¿a ese grado llega su desfachatez?