Sayda Chiñas Córdova, reportera.  Foto: Plumas Libres
Sayda Chiñas Córdova, reportera.
Foto: Plumas Libres

XALAPA, Ver. (apro).- La reportera Sayda Chiñas Córdova fue despedida del periódico Notisur por su activismo en redes sociales y por participar en manifestaciones para exigir justicia por el asesinato del periodista Gregorio Goyo Jiménez, en febrero pasado, y pugnar por la aparición con vida de Moisés Sánchez Cerezco, reportero de La Unión, secuestrado el viernes 2.

De acuerdo con Chiñas Córdova, los directivos de Notisur simplemente le dieron “las gracias”, bajo el pretexto de que sus resultados periodísticos dentro del rotativo “ya no son los mismos”, luego de que durante cinco años colaboró de manera constante en el diario.

La reportera, quien también trabaja para La Jornada Veracruz, adelantó que ya busca asesoría para presentar una queja ante la oficina de Conciliación y Arbitraje de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) por despido injustificado.

A través de las redes sociales fijó su postura y comentó sobre su despido: “Según los dueños ya no doy resultados informativos, aunque creo que es por mi activismo en redes y el apoyo a mis compañeros”.

Aunque Notisur tuvo una postura crítica tras el asesinato de su reportero de nota roja, Goyo Jiménez, le bajó a los reproches luego de que sus directivos se reunieron con el gobernador Javier Duarte, e incluso un mes después empezó a publicar en su portada los comunicados del gobierno estatal.

Chiñas destacó que tras su despido de Notisur –que nació de una alianza entre el priista Marcos Theurel Cotero, exalcalde de Coatzacoalcos, y Marcelo Montiel, actual delegado federal de la Secretaría de Desarrollo Social–, los empresarios no validaron el pago de sus prestaciones.

Jorge Morales, integrante de la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP), prometió tomar cartas en el asunto.

Tomado de: http://www.proceso.com.mx/?p=392610