Por Claudia Guerrero Martínez
19 de enero del 2015

Vergonzoso, cuando en el Veracruz que vivimos, los contratistas, proveedores y constructores del Estado fueron literalmente sacados, con ayuda de la fuerza pública, de las instalaciones de la Secretaría de Finanzas y Planeación Estatal. Y esto, ocurrió el pasado miércoles, gracias a que los “corridos” exigían el pago de facturas atrasadas hasta por cuatro años y se evidenció la falta de palabra y seriedad de la administración de Javier Duarte de Ochoa. Peor, en el grupo de afectados, existen serias anomalías en la designación de obra y los costos de dicha deuda, son indignantes. Les cuento.

Desde la administración de Fidel Herrera Beltrán, las anomalías en la designación de obra pública en Veracruz sufren violaciones a la normatividad vigente en el Estado y gran parte de ella, se le otorgó a improvisados constructores y hasta periodistas oficialistas de poca monta y sin el perfil para ejercerla. En esa época, Veracruz sufrió la peor era en la construcción estatal, gracias a empíricos constructores, quienes realizaron puentes, aulas y carreteras estatales de muy mala calidad, provocando pérdidas millonarias para los veracruzanos, pues gracias a las contingencias climatológicas, evidenció la nula calidad de éstas. Y en el Gobierno del que dice mandar en Veracruz, Javier Duarte, las cosas no cambiaron.

Siguieron los mismos improvisados, los mismos delincuentes, los mismos pillos y la poca o casi nula obra pública en manos de seudoconstructores, quienes están cobrando los compromisos electorales por el fraudulento triunfo a la Gubernatura de Javier Duarte. Y la poca, poquísima obra designada legalmente a reconocidos constructores del Estado, mucha de ella ya terminada, no se ha pagado, con la excusa de que Veracruz enfrenta la peor crisis financiera de la historia. Algo increíble, cuando observas las grandes mansiones, abultadas cuentas bancarias y vida de virreyes de Duarte de Ochoa y sus des-funcionarios estatales. El propio Gobernador de Veracruz y sus servidores estatales, hace diez años, no tenían ni para pagar sus gastos básicos y hoy, son magnates restauranteros, proveedores, constructores y hasta arrendadores de enormes edificios. Citando nombres: Jorge Carvallo Delfín, Arturo Bermúdez Zurita, Érick Lagos Hernández, Alberto Silva Ramos, Edgar Spinoso Carrera, Reynaldo Gaudencio Escobar Pérez, Salvador Manzur Díaz, Gabriel Deantes Ramos, Adolfo Mota Hernández, Gina Domínguez Colío, entre otros pillos, quienes gozan de una fortuna incalculable y a la vista de todos. Y por supuesto, el propio Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien hace diez años cargaba maletas y hoy goza de una fortuna en propiedades en el extranjero y en el estado, sin olvidar negocios lucrativos para sus familiares y socios.

A nuestra redacción, llegaron documentos que avalan las anomalías en obras y quiénes son los beneficiados en la designación de ésta, dejando la menor parte, para verdaderos constructores veracruzanos. “La intención de la administración de Javier Duarte, en estos dos años que restan, es dar obra pública a otros, por encima de los cadáveres de constructoras veracruzanas quebradas, a quienes no les han pagado desde hace cuatro años. A varios, les deben hasta 200 millones de pesos y les dan largas y largas hasta cansarlos”. Esto nos comenta un conocido empresario, de quien omitimos su nombre, por probables represalias gubernamentales. Y los datos que nos aportaron, son alarmantes.

Resulta, que el ocurrente Gobierno de Javier Duarte, tuvo la brillante idea de tener tres tipos de facturación a constructores y proveedores, para así, ganar tiempo en la paga y además, violentado las normas en la designación de obra y servicios, que contempla la Ley en el Estado de Veracruz. La primera deuda, es la reconocida y documentada por SEFIPLAN, la misma, es aceptada por personajes como Carlos Aguirre Morales y el propio Mauricio Audirac Murillo, altos des-funcionarios de SEFIPLAN. No se sabe a ciencia cierta el monto, por el hermetismo del tema; la segunda, es la no reconocida y se encuentra en las diferentes dependencias estatales. Ésta está estancada y sólo SEFIPLAN da autorización para ser aceptada su entrada y realizar una “promesa” de pago. Desde su entrega en las diferentes Secretarías, éstas se encuentran varadas desde hace varios meses, sin que SEFIPLAN dé “luz verde” para dar entrada a esa dependencia, ni para sellarse de recibido y un probable pronto pago de dichas facturas de constructoras y proveedores. La tercera y la más grave, es la no contratada. Ésta consiste en haber sido designada de manera directa, omitiendo el protocolo de licitación, sin fianza, sin documentos básicos y con graves omisiones legales, que pueden inhabilitar a cualquier funcionario estatal. Están en proceso de ejecución o en entrega de bienes y servicios y sin ningún Contrato entre ambas partes. Lo interesante, es que muchos están en ésta última catalogación. También, en muchos casos, a estos se les pagan en tiempo y forma.

Y hablando de esos proveedores y constructores bendecidos por el Gobierno de Javier Duarte, primeramente le contaremos una increíble historia. Constructores veracruzanos, desesperados porque les liquiden facturas en obras de aulas en escuelas, se reunieron con diputados locales e integrantes de la Comisión de Educación y Cultura, entre ellos, Minerva Salcedo Baca, quien de forma intimidatoria, interrogó a los quejosos, queriendo saber qué obras eran, en dónde se realizaron, cómo se licitaron, cuánto costaron, a nombre de quiénes facturaron, insistentemente. Y esto, les pareció extraño a los constructores afectados. Lo vergonzoso y real, es que ese mismo día, los mismos constructores se enteraron que la agrupación Antorcha Campesina, comandada por Samuel Aguirre y la diputada local y secretaria de la Comisión de Educación Minerva Salcedo Baca cuentan con sus propias Constructoras y tiene obra designada para estos vivales, del programa Excelencia Educativa, gracias al Instituto de Espacios Educativos (COEDUCA). Y ellos, sin contrato, gozan de los beneficios de ser pagadas sus facturas en tiempo y forma, pues de lo contrario, Antorcha Campesina realiza plantones, manifestaciones y hasta críticas en su curul del Congreso Local. Y ya hemos informado los alcances de estos cuestionados dirigentes en Veracruz de Antorcha Campesina, quienes presionan a débiles Gobiernos Estatales para su propio beneficio.

Y hablando de la extitular de COEDUCA, Dominga Xóchitl Tress Rodríguez, algunos constructores le agradecían que ella daba prioridad en obra a empresas veracruzanas y eso fue una de las razones de su despido fulminante, sin olvidar ciertos mensajes comprometedores que desencadenaron su renuncia. Y entra en escena y a su relevo, Pedro Montalvo Gómez, hombre cínico, sinvergüenza, quien se benefició al estar al frente de la Comisión del Agua del Estado de Veracruz (CAEV). Su fortuna incalculable, sobresalen viveros en el municipio de Omealca, así como siembra de caña e instaló sistema de riego para sus tierras, con cargo a CAEV.

Y si esto le indigna, inteligente lectora y lector, le contaremos más datos, para que observen los alcances de desleales funcionarios públicos. En un desayuno-reunión con proveedores y constructores veracruzanos en la oficina de Gabriel Deantes Ramos, cuando era todavía, Subsecretario de Finanzas, los afectados visiblemente molestos, incriminaban la falta de palabra del exsecretario de SEFIPLAN, Fernando Charleston, del extesorero Tarek Abdalá Saad y la del propio Deantes. Este último, ya molesto les dijo: “Bueno, pues entonces no le vendan al Gobierno del Estado, ni una sola hoja, ni un clip, hasta que les paguen”. Y advirtió Gabriel Deantes: “Vamos a ver si les pagamos lo que les debemos”. Esto fue un mes antes de que renunciara de manera fulminante al cargo, por “traicionar la confianza del Gobernador Javier Duarte”, según un medio estatal, que tuvo la primicia. Semanas después, el mismo Deantes Ramos era el encargado de entregar maletas repletas de dinero al seudodirigente del PRD Sergio Rodríguez, a varios diputados locales de oposición, entre ellos panistas, comandados por Julen Remetería, para la aprobación de la Gubernatura de dos años. Y mientras, los proveedores y constructores exigiendo sus pagos.

Y ya hablando de Gabriel Deantes Ramos, sabrá Mauricio Audirac que antes de dejar el cargo en SEFIPLAN, el tamaulipeco y exoficial mayor de la SEV dejó a varios aviadores en la nómina de Finanzas, entre ellos Tzick Torres, oriunda de Durango, quien es la asesora estrella de Deantes, trabajó en el PRI Estatal en el área de Recursos Financieros y hoy, labora con María Gina Domínguez Colío. Y además, cobra 40 mil pesos como aviadora en SEFIPLAN. Otro, es el Director General de los Halcones Xalapa, Manuel Lozano Silva, sobrino de Gabriel Deantes Ramos y del precandidato del PRI a la diputación federal por el distrito de Tuxpan, Alberto Silva Ramos, quien también cobra 40 mil pesos de sueldo como aviador en SEFIPLAN. Igual es el caso de Óscar Arturo Castellanos García, actual asistente en los Halcones Veracruz, a quien le fue otorgada una plaza de aviador en SEFIPLAN con un sueldo de 30 mil pesos. Y uno más, es Osvaldo Villalobos Mendoza quien fue despedido del IEV por no contar con título universitario y hoy, es el encargado de fortalecer la estructura del PRI en Veracruz. También es aviador de SEFIPLAN y contar con un no despreciable sueldo de 40 mil pesos. Curiosamente, a este individuo se le debe la nueva conformación de los 21 distritos en las diputaciones federales.

No pierda de vista este dato.Con esto, quizá usted se molesta de tanta impunidad y desvergüenza de estos servidores públicos, quienes laboran para su beneficio personal. Ya entrando en números, analistas y expertos en el tema de deuda pública a proveedores y constructores aseguran que la deuda, en los tres rubros que arriba comentábamos, oscila entre los 15 y los 20 mil millones de pesos contraídos en estos 4 años de Gobierno Estatal. Casi la mitad de la deuda de Veracruz reconocida por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público con bancos y Bursatilización. Y ésta, por lógica, impagable para el Estado. Como ya habíamos comentado, esto explica el por qué, ni el mismo Gobierno Estatal sabe el total de la deuda, por el proceso anormal y omisiones legales que ha realizado, en su administración y operatividad financiera. Y mucho de ese dinero están en las cuentas bancarias o en bienes inmuebles de muchos duartistas.

Peor.No olvidemos, que la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública (SIOP) y la Secretaría de Protección Civil están acéfalas y si ocurre una contingencia climática, sería peligroso para la ciudadanía en el estado. Ahora, ante el “río revuelto”, Gerardo Buganza Salmerón, al dejar SIOP y regresar a la Secretaría de Gobierno “religiosa”, pretende imponer a Ramón Álvarez, quien es incondicional de Salvador Manzur Díaz, actual delegado federal de BANOBRAS. Por eso, el golpeteo entre grupos contrarios y el propio Javier Duarte de simple observador, viendo cómo sus funcionarios públicos pretenden imponer a sus amigos en los puestos.

Nos resta decirles a los constructores y proveedores del Gobierno Estatal, tengan un poquito de dignidad y exigir el pago de facturas de manera rápida y efectiva. Recibir a Javier Duarte y hacerle reverencias como Gobernador del Estado, traiciona a la opinión pública que criticó severamente el maltrato sufrido a los empresarios en SEFIPLAN. Sabemos que ahora, todas las cámaras empresariales se unirán para ser uno sólo y apoyar a todos, sin distinción de colores, montos económicos y hasta términos de contratos. Y se exigirá el pago a todos, siempre teniendo el apoyo de las agrupaciones. Sabemos que unidos, se hacen la fuerza.

 

Contacto: claudiaguerreromtz@nullgmail.com

Visite: www.periodicoveraz.com

Twitter: @cguerreromtz