Un gesto dice más que mil palabras, tal como lo demuestra la actitud de los senadores veracruzanos José Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa en sus manifestaciones de desacuerdo con lo que ocurre en el ámbito político-administrativo de Veracruz. La escisión se está ensanchando y así lo comprueban las declaraciones del senador Héctor Yunes Landa en sus declaraciones tras el evento conmemorativo de la Ley Agraria: “Se percibe un afán sectario, de pequeñez, que permea en todos los ámbitos de la vida pública. Es indudable que hay inestabilidad, atraso social, recesión. La clase política está confrontada con el Gobernador. El PRI, dividido por una injerencia anacrónica y lamentable”… no existe acuerdo ni talento negociador. Toda pretensión de mostrar lo contrario es un montaje en el que no vamos a participar”. “En la entidad no existe unidad al interior del PRI, la unidad que pretende mostrar el Gobernador del Estado es supuesta e impuesta…Lo que incrementa el riesgo, ya de por sí elevado, de seguir deteriorando la gobernabilidad en Veracruz”. “El Estado no es ningún campo experimental ni botín de grupos, es el cuarto estado más importante electoralmente del país”. Las más de estas expresiones se ajustan a la realidad que se vive en la aldea veracruzana y nada extraño sería la mediación del Secretario de Gobernación en este diferendo entre un sector importantísimo de la clase política de Veracruz y quienes están en el gobierno, pues ocurre al cuarto para las doce de un periodo electoral en un estado otrora señero, en el que la imprudencia ha propiciado un elevado riesgo de desestabilización.