Originalmente, los empresarios aceptaron el impuesto al 2 por ciento a la nómina porque el propósito era bueno y la idea de trabajarlo a través de un fideicomiso evitaría prácticas corruptas o desviaciones, sin embargo, en el manejo de ese recurso en Veracruz existe una gruesa opacidad. También se creó el 2 por ciento al hospedaje, un fondo que serviría para promover el turismo en la entidad, pero poco o nada se ha podido hacer con el recurso recaudado por ese concepto porque la Secretaría de Finanzas lo ha retenido. Al menos eso es lo que declara el presidente de los hoteleros de Veracruz, Fernando Ortiz González, quien asegura que el Estado adeuda aproximadamente 70 millones de pesos al fideicomiso del 2% al hospedaje. Respecto al fideicomiso del 2% a la nómina, solo para darnos una idea de cómo se las gastan alguien que lao integra comentó que en una de sus sesiones del 2013 consta que decidieron tomar de ese recurso una determinada cantidad para donarla a los organizadores de ¡la pesca del sábalo! Sin duda una administración que así se conduce  revela lo bien que trabajan nuestros impuestos; obviamente, nos referimos a las contribuciones fiscales no a los “impuestos”.