En Michoacán, los candidatos de los tres partidos más competitivos, el PRD, el PRI y el PAN, coinciden en que el Comisionado del gobierno federal debe salir del Estado una vez que haya nuevo gobierno. “Violenta la Constitución y asume funciones que le corresponden al gobierno estatal”, dice Mariano Aureoles, del PRD. Luisa María Calderón, del PAN, considera que la coordinación del gobierno estatal con el federal debe hacerse de manera directa, con el Secretario de Gobernación. El del PRI, Ascensión Orihuela, le da más vueltas pero al final afirma que de ganar no se ve gobernando con un Comisionado, aunque dice, no tiene información que le permita asegurar si se va o se queda el Comisionado. Al final, lo único real es que Michoacán sigue en las mismas en materia de inseguridad y que la presencia del Comisionado ha levantado más polémica que resultados positivos en su labor.