Monseñor Luis Felipe Gallardo Martín del Campo, obispo de Veracruz, no se anduvo por las ramas y criticó abiertamente a los políticos que utilizan los puestos públicos como trampolín y los convocó a que sean honestos con sus promesas. ¡Qué coincidencia, precisamente la candidata del PRI a la diputación federal por ese Distrito electoral dio el chapulinazo!