El año pasado se dio a conocer el diagnóstico sobre el Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano de Veracruz-Medellín-Boca del Río, se habló de los adeudos del organismo con sus proveedores, de una nómina abultada y de una cartera vencida de proporciones increíbles, como consecuencia se dispuso hacer una auditoría cuyos resultados darían la pauta a seguir en ese organismo. El alcalde de Boca del Río propuso reducir la nómina e investigar los manejos del titular que dejaba el cargo: José Ruiz Carmona. De todo ello nada se ha hecho, salvo pedirle al gobierno que aporte dinero para salvar al SASM. Mientras, en la más absoluta muestra de impunidad Ruiz Carmona era designado subsecretario de Desarrollo Social en el gobierno del Estado. Un año después, la mejor solución que se encontró es la privatización del SAMS, nada de los malos manejos, nada de investigar ¿podrán seguir presumiendo de transparencia y de la lucha contra la corrupción y la impunidad?