14368b28dd4db3262e-140111-rami-mar3-f-440x292

MÉXICO, D.F. (apro).- La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) declaró hoy su “preocupación” ante la ausencia de cooperación entre las autoridades federales y veracruzanas para encontrar “sano y salvo” al periodista y activista Moisés Sánchez Cerezo, al que levantó un comando el viernes 2 en el municipio de Medellín de Bravo.

La responsable de la oficina de la organización en las Américas, Claire San Filippo, urgió a las autoridades, entre ellas la Fiscalía Especial en Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), a “explorar más a profundidad la pista profesional y la posible implicación del crimen organizado en esta desaparición, en colaboración o no con autoridades locales”.

RSF recordó que en un primer momento “las autoridades locales” –en realidad, el gobernador Javier Duarte de Ochoa– desvincularon la desaparición forzada con la labor periodística de Moisés Sánchez, con el argumento de que no era periodista sino taxista, “ya que sólo publicaba en las redes sociales”.

También deploró que las autoridades veracruzanas se tardaron más de cuatro horas antes de iniciar los operativos de búsqueda, a pesar de que los familiares del desaparecido dieron aviso apenas 40 minutos después de que el grupo armado se llevara a Moisés Sánchez.

En entrevista con Aristegui Noticias ayer, el director de Artículo 19 en México, Darío Ramírez, aseveró que la PGJE no entregó información sobre la búsqueda del comunicador, por lo que, aseveró, “nos lleva a decir que no hay investigación y que no están buscando a Moisés Sánchez”.

RSF también recordó que Veracruz es “uno de los estados más peligrosos para los periodistas”, cuya incidencia de criminalidad resulta “alarmante” debido a “la convergencia de distintos tráficos”.

“Varios profesionales de los medios afirmaron haber sido vigilados, acosados y amenazados por publicar en redes sociales informaciones relativas a la inseguridad”, planteó RSF, para luego añadir que “las autoridades (veracruzanas) tratan de ocultar la realidad de la violencia”.

Tomado de: http://www.proceso.com.mx/?p=393741