B7vvp2nCQAEDIsP

Tres jóvenes que participaron en una manifestación durante la inauguración del nuevo Hospital del Niño Poblano (HNP), a la que asistió el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, fueron arrestados por considerar que alteraron el orden público.

Los tres jóvenes, alumnos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, aprovecharon la visita del presidente Peña Nieto para manifestarse por la aparición con vida de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa y pese a no estar cerca de los funcionarios los elementos policiacos consideraron que debían detenerlos.

Los estudiantes fueron detenidos por policías municipales del Grupo de Operaciones Especiales, justo frente a la entrada de la Universidad Iberoamericana, lo que permitió que la mayoría del pequeño contingente que se manifestaba con ellos se refugiara al interior de dicha institución educativa.

De acuerdo a la versión de los estudiantes detenidos, estos fueron llevados ante un juez calificador, lugar en el que la policía y el ministerio público los acuso de alterar el orden público, pero el juez considero que no había elementos suficientes para consignarlos o multarlos pues la manifestación se había dado de forma pacífica y por tanto ordeno su libertad.

La manifestación

Un grupo de cerca de 20 estudiantes de la Asamblea Universitaria de la BUAP llegó hasta una de las vallas de contención que colocó el gobierno del estado a lo largo del bulevar del niño poblano, la avenida en donde se encuentra el Hospital fue cerrada a la circulación en uno de sus carriles para el evento.
Los estudiantes habían salido cerca de las 11 de la mañana en un grupo más numeroso que se fue disgregando y repartiendo, una parte de ellos se dirigió a la preparatoria 2 de octubre, ubicada también en la zona de angelópolis, y al llegar a la valla el reloj rondaba las 2:30 de la tarde.

“Estuvimos ahí cerca de 10 minutos –contó uno de los alumnos que libraron la detención— lanzando consignas pero sin violencia, sin agresiones, sin aventar piedras, hasta que un grupo de más de 60 granaderos y GOES se nos vinieron encima, llegaron a vocear del estado mayor que mandaran gente y nos empezaron a encapusular de todos los lados y a replegarnos. Comenzaron a jalonearnos y empujarnos, nosotros nos replegamos a la entrada de la universidad Iberoamericana (ubicada a unos 5 o 7 metros de la valla de contención), al ver la agresión que ya estaba alcanzando a estudiantes de esa universidad la gente de seguridad nos abrió las puertas para que nos metiéramos, ya no era contra quién la hizo sino contra quién se las pagara y estaba empujando a todos. Ahí detuvieron a dos compañero”.

A esos dos primeros detenidos, Sharid Guerrero y Edgar Juárez, estudiantes de la facultad de Computación y de Ciencias Químicas, respectivamente, se les sumaría Gustavo Reyes, alumno de la facultad de arquitectura, detenidos por manifestarse afuera de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) tras la detención de sus compañeros.

Los estudiantes fueron liberados cinco horas después de la detención, luego de que un juez calificador, es decir el responsable de sancionar faltas administrativas, consideró que la acusación de “alterar el orden público” con la que fueron presentados por los policías municipales no se sostenía, y salieron sin pago alguno de multa.

Al respecto, Sharif Guerrero explicó: “El juez dijo que no se iba a poder comprobar nada, no hicieron nada, los mismos policías reconocieron que no nos vieron hacer nada, así que no procedió y quedó solo en faltas al orden público y nos dejaron salir”.

La BUAP se deslinda de los alumnos, después recula; la ibero arropa

Entrevistados luego de abandonar las instalaciones de la UIA Puebla, a donde se refugiaron para evitar la detención masiva, los alumnos de la BUAP que libraron las detenciones cuestionaron que la máxima casa de estudios de la entidad, lejos de apoyarlos haya enviado un comunicado deslindándose del grupo y “reprobando cualquier acto fuera de la legalidad y se deslinda de acciones como la toma de camiones, de instalaciones o de cualquier acto vandálico que se pudiera llevar a cabo y que afecte la convivencia pacifica de los ciudadanos”.

Aunque horas más tarde, la Máxima Casa de Estudios publicó un segundo comunicado asegurando que se habían ofrecido servicios jurídicos para lograr “la liberación inmediata y sin cargos”. Y aseguró que el primer comunicado se había subido a la página institucional “antes de la detención y tiene por objeto condenar cualquier acto vandálico que se pudiera producir durante las protestas”.

A diferencia de la postura planteada por la BUAP, la universidad Iberoamericana también se pronunció “condenando los hechos violentos que se registraron en las inmediaciones de la institución en donde resultaron detenidos dos estudiantes de la BUAP que participaban en una protesta pacífica”. Y lanzaron un llamado “a las autoridades del estado para que se conduzcan en el marco de la ley, reconociendo y respetando los derechos a la libre expresión, asociación y manifestación de las ideas”.

Tomado de: http://www.animalpolitico.com/2015/01/por-falta-de-pruebas-liberan-tres-estudiantes-detenidos-durante-protesta-contra-pena-nieto-en-puebla/