Mientras que los padres de los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa aseguran que no habrá elecciones en el Estado de Guerrero, el Secretario de Gobernación Miguel Osorio Chong garantiza que las elecciones en ese estado se llevarán conforme lo establece la ley. Es bastante obvia la diferencia de posiciones, porque mientras los padres de los estudiantes desaparecidos no cuentan con una estructura que les permita llevar a cabo su dicho, la Secretaría de Gobernación tiene la responsabilidad institucional de cumplir con un mandato constitucional. Pero en el fondo no son los adoloridos padres quienes obstaculizarían los comicios, están adoloridos y por ello reclaman, sino grupos interesados en llevar al caos a aquella entidad, que se aprovechan del dolor ajeno para llevar agua a su molino político y con ese propósito entorpecen un proceso electoral que el marco constitucional tiene establecido para la renovación de autoridades.