Por un lado, la escisión o ruptura de los senadores de la república respecto de un gobierno surgido del partido al que pertenecen; ahora, los empresarios que se apersonaron en las oficinas de la Secretaría de Finanzas Públicas para quejarse del incumplimiento y retrasos de pagos por adeudos desde 2013 se quejan de haber sido intimidados por el personal de seguridad de esa Secretaría; ese lamentable hecho los llevó a dar una conferencia de prensa para expresar su rechazo: “Lo de hoy no tuvo nombre, no somos delincuentes, no podemos permitir que los guardias nos quieran sacar del brazo, no nos dejaban pasar a ciertas áreas. Solicitamos seriedad en el trato”, dijo Rafael Fentanes, de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción. “Son servidores públicos, son oficinas públicas, y todos tenemos derecho a entrar. Y ellos ven como si fuera un edificio privado. Es una falta de respeto”, dijo Augusto Zamora Lara, de la Coparmex. Sin palabras.