Ballet

Piedra o imán, Ballet Folklórico de la Universidad Veracruzana

Por Flor Munzón

23 de enero de 2015

“Hay que destrozarlo, quitarlo a como dé lugar, desprestigiar, que no siga avanzando porque después qué se va a hacer con alguien que sólo quiere destruir el trabajo de sus antecesores”, son algunos de los comentarios que a últimas fechas me ha tocado leer en la prensa, a propósito del actual director del Ballet Folklórico de la UV. Pero como en cada historia siempre hay diversas versiones, me he tomado la molestia de ejercer una opinión sobre el tema.

Hablemos claro, ¿cuáles son los terribles cambios que ha realizado el maestro Ángel Ciro Silvestre García, en el ballet?, ¿qué nefastos resultados ha obtenido desde 2010, año en que tomó la dirección? Aquí va un recuento para poder sacar conclusiones:

Elevar constantemente los estándares de calidad del ballet ha sido uno de los principales objetivos, y para lograrlo se han realizado castings con reconocidos jurados como Viviana Basanta, hija menor de Mario Hernández; Rodolfo Reyes, coreógrafo y fundador de varios ballets de Latinoamérica; Cora Flores, pilar fundamental en la danza mexicana, por mencionar algunos de los personajes involucrados en el proceso de selección.

Retomar la finalidad de las becas que otorga la Universidad Veracruzana a jóvenes integrantes del ballet que no cuentan con una plaza, pues estas se les concedía a personas mayores de 35 años de edad o con más de 20 años de antigüedad en el ballet, personas que cuentan con un sueldo y que le quitan la oportunidad a los estudiantes de danza que han demostrado pasión y entrega hacia el ballet.

Cabe mencionar que son las mismas personalidades antes mencionadas, las encargadas de la selección y asignación de las becas; acercar el arte a la población a través de actuaciones en foros de comunidades, canchas de escuelas y pequeños auditorios, pudiendo llegar a mucha gente que no tiene acceso a los grandes teatros; todo ello teniendo en cuenta la línea que ha dejado muy clara la rectora: hacer trabajos que trasciendan y no se quede como una acción aislada.

Desafortunadamente, algunos bailarines de base, amparados por el sindicato, sentían que ya no debían hacer funciones en foros populares o salir a las comunidades, como si estas acciones los rebajaran en su calidad de artistas. Supongo que se les olvida que al principio, el maestro Vélez realizaba presentaciones en todo tipo de foros con la finalidad de expandir a más rincones del país el arte de la danza.

Recuperar los programas interdisciplinarios, al crear presentaciones con varios grupos artísticos de la Universidad Veracruzana como Tlen Huicani, Orquesta Universitaria de Música Popular, Mariachi Universitario, Orquesta de Salsa de la UV, entre otros. Bajo la actual dirección, el Ballet Folklórico de la UV se ha presentado en dos ocasiones en el Palacio de Bellas Artes, máximo recinto de la cultura y las artes del país; y lo que es más significativo, por su excelente ejecución fue el único ballet folklórico invitado a la celebración del 80 aniversario de este recinto.

Otro de los grandes logros ha sido el poder hermanar a diversos grupos de danza folklórica existentes, lo que ha permitido realizar programas masivos como el presentado para la inauguración de la Universiada, que tuvo lugar en Xalapa Veracruz, donde participaron más de 600 bailarines; así como el realizado durante la inauguración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, con la coordinación de 252 bailarines para la sección de Jarocho.

Debido a su incansable dinamismo, durante estos años de dirección se crea, en honor al maestro Miguel Vélez Arceo, el Festival que lleva su nombre y que por la labor que se desarrolla y los excelentes resultados logrados, se agrega a la red de festivales de danza del país.

Los cambios son procesos naturales y necesarios para la evolución de cualquier institución, pero los cambios duelen porque nos sacan de nuestra zona de confort, nos obligan a movernos y muchas veces estamos tan enquistados que somos capaces de hacer cualquier cosa, de decir cualquier cosa con tal de defender nuestro derecho a la inmovilidad.

Muchos desconocen que el fundador del Ballet Folklórico de la UV fue el maestro Rodolfo Reyes, sin embargo, la llegada del maestro Miguel Vélez marcó un rumbo en el trascender del ballet. Ahora es el turno del maestro Ángel Ciro, por quien el querido y reconocido Mtro. Vélez sentía un gran respeto y reconocimiento, valores que quedaron plasmados en el prólogo escrito para uno de los libros de Ángel Ciro, en las múltiples invitaciones a ser parte del jurado de concursos de danza, en el continuo apoyo hacia la cátedra del maestro Ciro, ofreciendo conferencias para sus alumnos.

Era tal la confianza en el talento de Ángel Ciro y en su capacidad de enseñanza que cuando el Ballet de la UV requerían bailarines para participar en magnas funciones, el maestro Vélez siempre llamaba a sus alumnos. Es decir siempre hubo un mutuo reconocimiento y aprendizaje por ambos trabajos y logros. Vale la pena mencionar que el Ballet de la UV ha tenido alumnos del maestro Ángel Ciro desde hace 20 años. Al parecer de nada vale la trayectoria profesional que ampara al actual director del ballet, pues queda de manifiesto que en todos los ámbitos existen personajes oportunistas que habiendo desaprovechando el momento que tuvieron de servir tratan de desacreditar a los verdaderos artistas pensando que con ello podrán retornar a sus antiguos cargos.