Por Luis Gerardo Martínez García
12 de enero de 2015

El 16 de mayo del año pasado sufrí un infarto de miocardio. Fui internado en la Clínica 11 del Instituto Mexicano del Seguro Social de esta ciudad de Xalapa. Fui atendido de forma profesional por cardiólogos, doctores, nutriólogos y enfermeros en las áreas de Cuidados Intensivos y Medicina Interna; por descuido personal no pregunté sus nombres, pero ellos saben quiénes son, y que no sólo lo hacen conmigo de manera especial. Fui cuidado por mis seres queridos a cada momento, eso sí, con especial atención y amor. Fui visitado por mis familiares y amigos de quienes recibí buenos deseos e interesantes libros. En el mismo IMSS fui atendido por el doctor, José Jorge Hakim Vista, especialista en cardiología. Ya estando en esa condición de internado, Hakim Vista se hizo responsable del cateterismo urgente que requería mi corazón. En un espacio de servicios privados del Hospital Civil, el cardiólogo me hizo el cateterismo con un grupo de especialistas quienes hicieron el respectivo dictamen médico; debo señalar que el Dr. Hakim Vista no me cobró un solo peso. Mis familiares y yo le agradecimos en su momento. No sólo por su profesionalismo, sino por su calidad humana, el Dr. Hakim se convirtió en mi cardiólogo de cabecera; se convirtió en mi maestro. Me enseñó la importancia de la salud, de la actitud, pero sobre todo me enseñó a darle otro valor a la vida. Recuerdo que en una ocasión me dijo “Luisito: Para amar la vida, debes quererte tú primero; en la medida en tú estés bien, los demás también lo estarán. Nadie te comprenderá, tu rehabilitación depende sólo de ti”. Sus saberes y su experiencia le han permitido conocer el corazón de sus pacientes, y también su mente después de un infarto. Hoy, a casi ocho meses, hago público mi agradecimiento eterno al Dr. Hakim Vista por todo lo dado. Dicen los que saben que ahora soy un cardiópata, esa situación inesperada de salud me cambió la vida; deseo que para bien. 

 

¿POR QUÉ FLAVINO RÍOS ALVARADO EN LA SEV?

Recuerdo que desde administraciones anteriores, los profesores y algunas organizaciones magisteriales han cuestionado ¿por qué no llega un profesor como titular de la Secretaría de Educación de Veracruz? Hay muchos y muy buenos. Pero nunca ha sucedido. A un ex secretario, recién lo habían nombrado, la prensa le preguntó “¿Cuál es su vínculo con el sector educativo?, a lo que respondió “Mi madre fue maestra”. En ese tenor se han dado los argumentos que fundamentan la designación de los secretarios de Educación en Veracruz. Dónde queda entonces el servicio profesional de carrera (o como en este caso, el servicio profesional docente). Algunos amigos profesores me han preguntado, ¿por qué Flavino Ríos Alvarado en la SEV? Sólo sé decir que no tengo respuesta alguna. He leído columnistas, y comentarios de amigos suyos y ex colaboradores que hablan de sus grados académicos, de su profesionalismo como funcionario, de su trayectoria política. Unos dicen que no había otro, que era el indicado. Así podrá haber posturas encontradas que halaguen o que critiquen. Lo cierto es que seguirá ese vacío en el anhelo del colectivo docente. La cuestión es, ¿mejorará la educación en Veracruz? Si se lo dejamos al tiempo, el tiempo ya nos ha dado infinidad de respuestas. Lo importante ahora es que el nuevo titular de la SEV tenga claro la urgente necesidad de mejorar la educación de Veracruz, y que para eso tiene dos años en promedio, muchos problemas por resolver, y un centralismo federal que cada vez lo limita más como secretario de despacho. Ahora, a hacer la tarea. 

 

NÓMINAS DE LA SEV EN GRAVES PROBLEMAS

Una de las áreas con mayores problemas hoy en día es la de Nóminas, dependiente de la Subdirección de Recursos Humanos de la SEV. Por razones inexistentes, porque nadie da una explicación, a miles de maestros no les llegó su pago completo de las quincenas 23 y 24 del 2014. Ahora, todos esos maestros deben hacer su reclamación por escrito para que les paguen lo que por derecho les corresponde. Los funcionarios de dicha área Carol Jessica Moreno Torres, Gabriela Cámara Trejo e Iram Noel Carballo Salazar se limitan a resolver: “en dos o tres meses les será pagado lo adeudado”. Pero qué pasó, error de quién es, o por qué no pagan en la quincena próxima inmediata si se trata de un salario y prestaciones devengadas. Ese es uno de los problemas que el propio secretario de Educación de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado deberá enfrentar,entre otras irregularidades que iremos señalando puntualmente. Ahí está otra tarea.

 

Contacto: sinrecreo@nullhotmail.com 

 

 

.