Por Aurelio Contreras Moreno
19 de enero de 2015

El rompimiento entre los Yunes priistas y panistas con el duartismo parecería irreversible. Los términos en los que los primeros se expresan del régimen gobernante en Veracruz da fe de ese quebranto político.

Sin embargo, los voceros mediáticos del gobierno estatal dan cuenta de una presunta interlocución del nuevo secretario particular del gobernador, Enrique Ampudia Melo, con los senadores priistas José Yunes y Héctor Yunes, con quienes se habría reunido –según esas versiones– para acordar una especie de “tregua” para que en sus críticas no fustiguen de manera personal a Javier Duarte de Ochoa.

Aunque realmente nunca lo han hecho. Ninguno de los dos Yunes priistas se han referido directamente a Duarte en sus señalamientos de repudio tras la aprobación de la gubernatura de dos años, aunque no ha faltado dureza en éstos, como sucedió este fin de semana durante la comida de Alianza Generacional, la asociación política de Héctor Yunes.

Caso diferente de los Yunes panistas, el senador Fernando Yunes Márquez y su padre, el candidato a diputado federal plurinominal Miguel Ángel Yunes Linares, quienes sí le han puesto nombre y apellido a sus críticas, que han sido por demás lapidarias.

El duartismo pretende difundir la especie de una supuesta toma de acuerdos entre el titular del Ejecutivo y los senadores priistas para paulatinamente bajar el tono de las detracciones contra Duarte de Ochoa. Y los Yunes azules han tomado nota de ello.

En una misiva enviada la noche del domingo, el senador Fernando Yunes Márquez invitó a sus dos compañeros de Cámara a presentar juntos sendos puntos de acuerdo en la tribuna el Senado, en los siguientes términos:

“Exigir a Javier Duarte que en coordinación con los legisladores federales y locales, la Universidad Veracruzana, organismos de la sociedad civil, intelectuales y líderes de distintos sectores productivos, se inicie una amplia consulta popular para saber si el pueblo de Veracruz está de acuerdo en tener un Gobernador del Estado por un periodo de dos años.

“Si el resultado de la consulta es negativo, que se presente una iniciativa de reformas a la Constitución del Estado de Veracruz para echar abajo la reforma para Gobernador de dos años. 

“Reclamar que la Procuraduría General de la República dé curso a las distintas denuncias que se han presentado contra funcionarios estatales por el manejo indebido de recursos públicos.

“Solicitar a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión que exhorte a la Auditoría Superior de la Federación para que proceda contra el gobernador Javier Duarte y los secretarios de su gabinete involucrados en la desviación de miles de millones de pesos que debían haberse destinado a mejorar los servicios de educación y salud.

“Demandar que se entreguen de inmediato a todos los ayuntamientos del estado de Veracruz los recursos federales y estatales que Javier Duarte indebidamente ha retenido, ya sea para desviarlos a su bolsillo o para financiar campañas políticas.”

Fernando Yunes concluye su misiva así: “Pepe y Héctor, ustedes saben que el movimiento se demuestra andando. ¡Caminemos juntos por el bien de Veracruz!”

Habrá que ver que le responden los Yunes priistas y si de verdad están dispuestos a irse con todo contra el duartismo-fidelismo que, más allá de haber traicionado los acuerdos políticos tomados con ellos hace años, ha devastado las finanzas de Veracruz y se ha enriquecido ilegalmente, aunque de forma por demás explicable.

Que no olviden que quien miente y traiciona una vez, lo hace siempre.

 

Contacto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras