Saul Lopez

Ciudad de México, 19 de enero (SinEmbargo/El Sur).– El abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Vidulfo Rosales Sierra, reconoció que hubo problemas para consensuar el método de búsqueda de los 43 normalistas detenidos-desaparecidos en Iguala con la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC), luego de que policías comunitarios dejaron el sábado los trabajos de localización en la zona norte.

Explicó que la CRAC pidió a los padres y a los estudiantes que hicieran una operación discreta y lo aceptaron, pese a que habían previsto una búsqueda masiva y pública, para tener alguna garantía de protección.

Así que las organizaciones que se sumaron a la búsqueda se quedaron en la ciudad Iguala haciendo brigadeo en colonias, mientras los padres se fueron con policías comunitarios al campo; y el sábado los activistas regresaron a la Normal Rural. No obstante, indicó que una comisión reducida de padres de las víctimas, continuó ayer las acciones de búsqueda en las comunidades.

En consulta en la Red Guerrerense de Derechos Humanos, indicó que la CRAC se retiró el sábado a petición de sus contactos en las comunidades rurales, por una denuncia de que hombres armados, ajenos a los pueblos, estaban subiendo a las zonas que policías comunitarios y padres de familia visitaron el jueves y viernes.

Extraoficialmente se supo que padres y policías comunitarios, estuvieron en sitios de trasiego de droga, se acercaron a minas activas pero no entraron por los riesgos de exposición a químicos.

Se le recordó que si las policías municipales de Iguala y Cocula –que según la tesis de la Procuraduría General de la República mataron estudiantes y desaparecieron a 43–, estaban coludidas con el narcotráfico, debieron prever con anticipación los peligros, y Rosales Sierra respondió que por eso se pensó en una búsqueda masiva y pública, para que los costos de una posible agresión, fueran muy altos.

Sin embargo, insistió en que los policías comunitarios de la CRAC, de la Casa matriz, tenía proyectada una búsqueda de bajo perfil, poco visible con todos los contactos que ellos tienen.

También aclaró que que debido al cambio de autoridades en los pueblos de influencia de la CRAC, la institución comunitaria hizo ayer una asamblea regional para ver si ratifican el acuerdo con los padres de los desaparecidos. En caso de que no lo confirmen, los padres van a determinar sus propias acciones.

Aceptó que hubo varios problemas de planeación en la búsqueda, que inicialmente estaba prevista para el 9 de enero, pero se prorrogó para el 14, porque la CRAC estaba en proceso de cambio de sus comisarios municipales y comandantes del sistema de seguridad y justicia.

Ese proceso “desestabilizó” el plan que tenían con las organizaciones sociales, y del magisterio que se sumaron a la convocatoria de búsqueda de los padres; “tampoco pudimos consensuar un método d búsqueda, y en el terreno se decidió armar dos estrategias, una abierta en Iguala, y otra en las comunidades de la sierra, que no se hizo pública por la seguridad de los contactos”.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/19-01-2015/1222899