búsqueda-padres-normalistas

Ciudad de México, 16 de enero (SinEmbargo).– La entrada a los cuarteles del Ejército de los padres de los normalistas de la Escuela Rural Raúl Isidro Burgos desaparecidos en Iguala en septiembre, se discutirá la próxima semana, cuando las brigadas de búsqueda civil regresen de la sierra, dijo Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

“Ahorita los padres andan ocupados en la búsqueda. No hay planes todavía de cómo sería el ingreso, apenas se verá la próxima semana. Tenemos que organizarnos”, detalló el abogado.

Ayer, Luis Raúl González Pérez, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), informó que entrará en contacto con las autoridades correspondientes y con los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa para iniciar lo más pronto posible, “y si se puede hoy”, la visita al cuartel militar de Iguala.

“Yo me pronunciaría porque fuera de inmediato, si se puede hoy mismo. Entraré en contacto con las autoridades que ven el asunto, con los padres de familia, yo quiero ir con los padres de familia”, dijo el Ombudsman nacional en entrevista para MVS Noticias.

González Pérez indicó que aunque esperarán una invitación formal para el acompañamiento en el ingreso a las instalaciones militares, buscarán ir acompañados de una representación de padres de familia.

“Se va a invitar a la CNDH, esperaremos la invitación formal para acudir al cuartel de Iguala, nosotros lo haremos y buscaríamos ir acompañados de una representación de padres de familia, a mí me gustaría ir juntos”, indicó.

El Ombudsman exhortó a los familiares a que la visita se realice de “manera ordenada y pacífica”.

Pero padres consultados por SinEmbargo coincidieron en la necesidad de que la el ingreso a los cuarteles se realice de manera sorpresiva y sin avisar a las fuerzas castrenses. Ellos también consideran que el anuncio de la Procuraduría General de la República (PGR) es una simulación para limpiarle el rostro a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Debe ser sorpresivo, no debe ser un cuartel avisado. No tiene caso decirles que ahí vamos”, dijo Mario César González, padre de César Manuel González.

Mario César indicó que los padres deben ser acompañados por personal especializado en búsquedas. “Tenemos que llevar perros, gente especializada. Nosotros no sabemos de eso, se me hace ilógico e infantil ir solos”, afirmó.

González explicó que hay algunas organizaciones civiles que se han acercado a los padres para ofrecerles apoyo, pero que será hasta que concluya la búsqueda civil que inició el miércoles por Iguala, Cocula y la sierra de Filo de Caballo, cuando se discuta el tema del ingreso a los cuarteles.

Clemente Rodríguez Moreno, padre de Cristian Alfonso Rodríguez, indicó que los papás de los jóvenes tomarán la palabra de la PGR, siempre y cuando puedan llegar de sorpresa a los cuarteles, no como lo propone la Procuraduría.

“Los pueden cambiar de lugar, nosotros sabemos que tienen hornos crematorios clandestinos, fosas subterráneas, que nos dejen entrar cuando nosotros queramos entrar, sin avisarles. Ya que estemos ahí afuera, que nos abran las puertas, porque no les tenemos confianza”, dijo Clemente.

Rodríguez Moreno aseguró que en Iguala, donde se encuentra de guardia mientras otros papás acuden a la búsqueda civil, el ambiente es tenso.

“La gente nos sigue, nos vigila, nos toma video, fotos. Nomás llegamos y nos andan siguiendo”, dijo.

LA BÚSQUEDA DE LOS JÓVENES

Al margen del ingreso a los cuarteles del Ejército, los  padres de 42 de los normalistas de Ayotzinapa  desaparecidos en Iguala salieron el miércoles  por la tarde hacia la sierra de Filo de Caballo, Iguala y Cocula en busca de pistas para dar con el paradero de sus hijos, informó Clemente Rodríguez Moreno.

De acuerdo con Vidulfo Rosales, se internó  en la sierra una comisión de padres de los 42 jóvenes que aún no aparecen. El papá de Alexander Mora Venancio no participa en la búsqueda.

Además acompañarán a los papás una brigada de 300 hombres de la Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG), 700 del sistema de policías comunitarias, maestros de Michoacán, Veracruz y Estado de México, así como organizaciones civiles, de acuerdo con José Félix Rosas Rodríguez, miembro de la Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG) de Tecoanapa.

La sierra Filo de Caballo es una de las zonas más peligrosas del estado, controlada por grupos del crimen organizado.

Ahí, según José Félix hubo noticias por última vez de los jóvenes entre el 18 y 22 de noviembre.

“Hay un pueblo que se llama Pericotepec [San Miguel Totolapan] donde dicen que vieron un grupo de jóvenes vivos y hasta una imagen hay. Eso nos hace pensar que no fueron incinerados el 26 y 27 de septiembre. También fueron vistos en Acapetlanca, municipio de Iguala, por el Río Balsas. Se solicitó el apoyo de los militares para buscarlos y no lo hicieron, la Gendarmería nada más simuló que los buscó en helicóptero”, dijo Félix Rosas.

Pericotepec y Linda Vista, la comunidad que se levantó en armas a finales del año pasado, para luchar en contra del crimen organizado, pertenecen a la mismo municipio.

De acuerdo con el comunitario, hay varias poblaciones armadas en esa zona, cansadas del acoso del crimen organizado.

Una de esas poblaciones recibirá a los padres de los normalistas y desde ese punto se organizará la búsqueda por la sierra.

“Llegarán a uno de los pueblos, ahí se les entregarán fotos de los jóvenes que fueron vistos y toda la información que tienen a los papás”, dijo.

Según José Félix en esa zona hay varios pueblos que se levantaron en armas y que apoyarán a los papás.

Mario César González informó que hasta la última información que tuvo, la comisión de padres que salió rumbo a la sierra, no reportó ningún hallazgo.

“Sabemos que están bien y que aún no hay nada”, dijo.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/16-01-2015/1219848