Lo mejor es que ya fue concluido el Distribuidor Vial de la Boticaria y que ya está prestando un servicio invaluable; sólo que por las prisas, la falta de dinero o la improvisación quedaron varios pendientes: puentes peatonales, colectores pluviales, colocación de semáforos, etcétera, que no estuvieron incluidos en el costo de la obra, según afirma Luis Román Campa, Director de Obras Públicas del ayuntamiento boqueño. En verdad hace falta la terminación de esos detalles pues la gente corre peligro al transitar por el lugar debido a la falta de puentes peatonales, y los conductores se confunden ante la falta de una salida que debió haberse abierto en el proyecto de la obra; de los colectores pluviales que no se hicieron, las aguas y los estancamientos que vienen dirán la última palabra.