Los padres de los normalistas informarán la fecha del ingreso a las instalaciones militares. Foto: Cuartoscuro
Los padres de los normalistas informarán la fecha del ingreso a las instalaciones militares. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 13 de enero (SinEmbargo).– La Procuraduría General de la República (PGR) aceptó que los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa ingresen a cuarteles militares tal y como lo pidieron durante la reunión de hoy con las autoridades federales.

“Se informa que familiares de normalistas de Ayotzinapa solicitaron asistir a cuarteles militares del Ejército Mexicano. Se recordó que los cuarteles militares están abiertos a los ciudadanos y que el ingreso, en su caso, será de manera ordenada y respetuosa. Al respecto, familiares de normalistas de Ayotzinapa informarían fecha y hora para su ingreso a las instalaciones militares”, escribió la PGR en varios mensajes de su cuenta de Twitter. 

De acuerdo con el abogado de los padres Vidulfo Rosales, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se comprometió a dar una respuesta respecto a abrir las puertas de los cuarteles militares.

Ayer, hubo un enfrentamiento en el 27 Batallón de infantería de Iguala porque, argumentan los padres, los militares están relacionados con la noche del 26 de septiembre del 2014.

Vidulfo Rosales y Felipe Cruz, voceros de los padres de los normalistas, aseguraron después de la reunión con las autoridades federales que los resultados son “pobres” respecto a la ubicación de los jóvenes. Sin embargo, el gobierno federal evaluará si permite a los padres acceder a los cuarteles militares en Guerrero.

“El gobierno sigue teniendo resultados pobres porque siguen sin indicios del paradero de los muchachos”, dijeron en conferencia de prensa.

En la reunión a puerta cerrada en la Procuraduría General de la República (PGR) estuvo presente el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong; el Procurador General de la República Jesús Murillo Karam; el titular de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón de Lucio, y el Comisionado de la Policía Federal Enrique Galindo Ceballos.

ENFRENTAMIENTO EN EL BATALLÓN

igualaa
Enfrentamiento en el Batallón. Foto: Cuartoscuro.

Un grupo de manifestantes entre los que había una veintena de padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa entraron ayer al 27 Batallón de infantería de Iguala, Guerrero porque están seguros de que el Ejército mexicano los secuestró y porque el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, les canceló una cita que tendrían hoy en el Distrito Federal.

El saldo: nueve padres lesionados y mucha indignación, dicen papás de los jóvenes desaparecidos en Iguala.

Por la tarde-noche de este día, Celso Gaspar Tecoapa, padre de uno de los 43, sufrió un infarto, de acuerdo con información que fue proporcionada a SinEmbargo por ellos mismos. Mario César González, padre de César Manuel González, dijo que el padre de Emiliano Alan Gaspar de la Cruz sufrió un infarto y que se encuentra en un hospital privado de Tixtla, luego de que médicos del Gobierno federal que llegaron hoy a la Escuela Rural Raúl Isidro Burgos “se negaron a atenderlo”.

“Ahorita le están poniendo oxígeno, lo tienen adentro, no sabemos cómo está. Pero sí es uno de los papás golpeados”, afirmó Mario César González a las 8 de la noche. Los médicos, dijo, llegaron después del enfrentamiento en Iguala para revisar a los heridos.

“Somos nueve los lesionados: yo con fractura de nariz, hay descalabrados, a uno casi le sacan el ojo y otro tiene un brazo quebrado; se lo quebraron con el escudo, porque nos echaron a los antimotines”, narró González.

Padres de los normalistas desaparecidos, estudiantes de la Normal de Ayotzinapa e integrantes del Movimiento Popular Guerrerense (MPG) protestaron frente a las instalaciones militares en Acapulco e Iguala. En esta última ciudad, las manifestaciones acabaron con enfrentamientos entre civiles y militares.

Mario César dijo a SinEmbargo que fueron 27 padres los que ingresaron al cuartel de Iguala y el resto en Acapulco. Fueron a sacar a sus hijos con sus propias manos, afirmó, porque están seguros que las fuerzas castrenses los tienen.

“Queríamos que se nos abrieran las puertas para buscar a nuestros hijos, era lo que pedíamos, porque estamos seguros que ellos participaron, ellos les quitaron los teléfonos en el hospital. Cuando entramos había muchísimos militares y nos mandaron a los antimotines y tuvimos que defendernos”, indicó.

De acuerdo con el padre de familia, Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, canceló una cita que tendría con ellos hoy en la Ciudad de México.

“Ya estábamos listos para salir a las seis de la mañana y un tal Jaime nos habla y nos dice que Osorio Chong no va a estar, que nada más [Jesús] Murillo Karam, que se cancelaba. Ya a los padres no nos quieren ni ver, entonces más tarde, como a las tres que ya estábamos en el cuartel nos hablan para decirnos que nos estaban esperando”, dijo el padre de César Manuel.

Al momento en que los padres denunciaban que tenían pruebas de que los soldados de ese batallón intervinieron en los hechos del 26 de septiembre, algunos normalistas lograron abrir la puerta del cuartel general, por lo que la policía militar formó un cerco para evitar su ingreso.

Se informó que los manifestantes llegaron a las instalaciones y derribaron la puerta con un camión de carga y entraron al cuartel, para comenzar a arrojar piedras a las fuerzas castrenses.

Mario César iafirmó que a pesar de los golpes recibidos hoy, seguirán buscando a sus hijos y no descansarán hasta encontrarlos.

“Si ellos tienen armas, no nos interesan, lo que nos interesa a nosotros es la vida de nuestros hijos. Ya ni la Procuraduría tiene tiempo para nosotros, entonces, decidimos buscarlos por nuestra cuenta, aunque nos sigan reprimiendo”, dijo.

Clemente Rodríguez Moreno, padre de Cristian Alfonso Rodríguez, participó en la protesta en el cuartel de Acapulco y dijo que lo único que los padres querían, era que los altos mandos salieran a dar la cara.

“Queríamos que los altos mandos dieran la cara, para exigirles que ya los busquen, con los mismos militares, ellos los tienen porque hay evidencia que el Ejército estaba resguardando a los 43, hay testigos y no han hecho nada”, dijo.

Clemente aseguró que el Ejército los agrede en cualquier manifestación que realizan en Guerrero y que en Iguala es el peor lugar para los padres de los 43.

“Estoy muy avergonzado por el mal gobierno que tenemos, por el Ejército, donde quiera que nos ven nos contestan con agresiones. Uno se tiene que defender. Por parte de Iguala, cuando nos metemos la misma gente nos empieza a grabar, hay muchos halcones en Iguala, hay mucha agresión, más que en cualquier parte. No sé si reciben dinero, sepa Dios”, dijo.

Rodríguez Moreno recordó las promesas que les hizo el Presidente Enrique Peña Nieto el 29 de octubre, cuando los recibió en Los Pinos.

Promesas que no cumplió.

“Sus promesas, la verdad que vergüenza para él, si no puede como Presidente, que deje el cargo. No se vale que no pueda resolver el caso de los 43 normalistas y de mucha gente que está desaparecida”, indicó.

EL GPS DE RAFAEL

Rafael López Catarino, padre de Julio César López, aseguró que de acuerdo con el GPS del celular de su hijo, el último lugar donde estuvo, fue en las instalaciones del 27 Batallón de Infantería de Iguala.

“Estamos enfocados a los militares. El celular de mi hijo, su GPS dice que estuvo en el cuartel militar de Iguala. Por eso ellos participaron, ellos saben dónde están los muchachos”, dijo.

López Catarino reveló que unos conocidos suyos de la Procuraduría General de Justicia del Estado le ayudaron a investigar la trayectoria que siguió el celular de su hijo gracias al GPS.

“Yo sigo pagando el celular de mi hijo, tengo su chip, me dicen que no lo use que porque las investigaciones, pero de qué sirve, nomás nos han engañado y tenemos que buscarle con nuestros propios recursos”, dijo.

EL EJÉRCITO TIENE HORNOS CREMATORIOS

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) mintió al negar la existencia de crematorios en sus instalaciones. Entre 2006 y 2013 ha incinerado, mediante sus propios y exclusivos servicios funerarios, a 674 personas fallecidas, según datos oficiales.

Ayer, el director general de Comunicación Social de la Sedena, el General Brigadier Martín Terrones Calvario, emitió una aclaración en la prensa sobre “la hipótesis científica que se centra en los crematorios del Ejército y en privados”.

“Al respecto, le hago saber que ninguna instalación militar del país cuenta con crematorios”, dice la aclaración dada a conocer el miércoles.

Sin embargo, las incineraciones han sido reportadas por el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas (ISSFAM) en sus memorias anuales y, respecto a los servicios funerarios que ofrece, se puede leer en el documento público correspondiente a 2013:

“El Cementerio Militar se encuentra ubicado en el Km. 21 de la Autopista México Cuernavaca, está construido en forma vertical, en módulos constantes de seis niveles, rodeado de 12 mil 670 metros cuadrados de áreas verdes, ofrece la venta de gavetas y nichos, y proporciona servicios funerarios en sus cuatro salas de velación, cuenta con carrozas, transporte de dolientes, gestoría y un horno crematorio entre otros servicios”.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/13-01-2015/1217879