buganza

Por Miguel Angel Cristiani G.
13 de enero de 2015

El secretario de gobierno, Gerardo Buganza Salmerón, se ha convertido en el bombero del equipo de trabajo del gobernador Javier Duarte de Ochoa, primero con su designación como responsable del área, que tradicionalmente es la encargada de llevar y conducir la política con los sectores políticos y recientemente como ponedor de orden en la extinta secretaría de Comunicaciones y Transportes.

En las dos secretarías de la administración estatal, el ingeniero Gerardo Buganza Salmerón ha demostrado capacidad para atender y resolver los problemas que se presentan en las oficinas bajo su mando.

En la Secretaría de Comunicaciones, fue a poner orden en donde había un absoluto desorden y que, como dicen en mi pueblo, a río revuelto, ganancia de pescadores, que en este caso sería funcionarios y contratistas.

Buganza Salmerón incluso llegó a señalar una serie de actos de corrupción, por lo que presentó –como debe de ser– las denuncias correspondientes que recientemente se han visto reflejadas en las cuentas públicas del año 2013.

Pocos saben que al regresar a despachar a la secretaría de Gobierno, Gerardo Buganza lo primero que hizo fue pedir que le llevaran la nómina como la dejó cuando se fue a la secretaría de Comunicaciones y llegó a despachar y negociar Erick Lagos. También pidió que le entregaran la nómina que le había dejado en unos cuantos meses el ahora aspirante a diputado federal por Acayucan.

Pues nada, con la novedad de que se encontró con una diferencia de cerca de 400 nuevos “colaboradores” pese a las medidas de austeridad y recortes presupuestales, se habían metido a la nómina a todo un ejército de operadores.

Para nadie es un secreto, que desde hace ya muchísimos años, la secretaría y la subsecretaría de Gobierno en su tiempo, han sido la oficina en donde supuestos líderes de toda clase de grupos políticos, cobran a cambio de hacer favores y actuar de acuerdo a las instrucciones que se les dictan desde palacio.

Incluso se sabe que en muchas ocasiones, se organizaban manifestaciones para protestar y hacer demandas, que a la hora de ser negociadas, se aplicaba la máxima de que “el que parte y comparte le toca la mayor parte”.

Aseguran los que saben que pedían el doble a la secretaría de Finanzas, entregaban la mitad y la otra maleta era para el vencedor.

Pero ahora en su nueva etapa al frente de la oficina de la secretaría de Gobierno del estado, Gerardo Buganza Salmerón ha empezado a aplicar la misma norma de trabajo de siempre, poner orden y dar de baja a quienes, como cantaba el Flaco de Oro “venden caro sus favores”.

Por cierto, que el secretario de Gobierno, Gerardo Buganza Salmerón como ferviente católico que es, ya no acude a misa en catedral los domingos, sino que ahora lo hace todos los días, a las nueve de la mañana, para luego cruzar la calle de Enríquez y entrar al palacio de gobierno para tomar el control del timón político del estado.

 

Contacto: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx

Twitter como: @bitacoraveracruz

Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.