En el Editorial de El Universal de ayer se lee: “en unos meses, por primera vez en la historia contemporánea de México, podrían competir en elecciones federales candidatos sin el requisito de que cuenten con el apoyo de un partido político. El problema, es que los requisitos son tan difíciles de cumplir que está por verse si en realidad habrá algún ciudadano capaz de lograr la candidatura sin contar antes con el apoyo de un grupo político”. De lograr la candidatura sí es posible aun con los escollos impuestos, ganar una elección en esas circunstancias es lo difícil; ya tendremos oportunidad de observarlo en Xalapa en donde cinco ciudadanos lograron su registro, esperemos cuántos de ellos pasan la aduana de las firmas exigidas para la candidatura. De entrada, Carlos Luna Escudero es quien encabeza los momios por su intensa participación social, no va muy a la zaga Eduardo de la Torre Jaramillo, ambos serán candidatos competitivos.