Que en la actualidad el pragmatismo ha sustituido por completo toda consideración de carácter ideológica en los partidos políticos lo demuestra el entreverado número de candidatos que son postulados de manera indiscriminada, prevaleciendo en todo caso el propósito de ganar a como dé lugar. En Veracruz ya estamos curtidos en observar que un candidato que ayer postuló un partido hoy es candidateado por otro a despecho de estatutos, ideología y militancia, y no pasa nada porque el votante no otorga importancia a los valores ideológicos, sí en cambio a los bultos de cemento, láminas de cartón, despensas, inclusión a programas sociales, etcétera, que le proporcionan eventuales y muy pírricos beneficios. En Guanajuato, por ejemplo, la coalición PRI-PEVEM se apresta a postular a José Ángel Córdova Villalobos, quien fuera Secretario de Salud en el gobierno panista encabezado por Felipe Calderón, y la buscó por el PAN hace seis años ¿Qué opinará la militancia priista de Guanajuato? ¿Presentará resistencia? Nada, porque la disciplina se antepone y lo que a quienes operan los partidos interesa es ganar.