Explosio769n_Hospital_Materno-10

Ciudad de México, 29 de enero (SinEmbargo).– La explosión de una pipa de la empresa Gas Express Nieto, enfrente del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, ha dejado una gran destrucción y un número indeterminado de muertos y heridos. Hasta antes del mediodía de hoy jueves se hablaba de cuatro niños y tres adultos muertos, y cerca de medio centenar de heridos. Pero esa cifra, de reportes de por sí difusos, fueron ajustados a la baja por autoridades de la Delegación.

El Jefe Delegacional de Cuajimalpa, Adrián Rubalcava, dijo que la explosión afectó las zonas de emergencias y los cuneros; también dio una cifra de muertos, luego otra, y después se disculpó al dar una tercera. El gobierno de la Ciudad de México informó que hay tres personas detenidas: el conductor Julio César Martínez y dos ayudantes. El Ejército y la Marina aplicaron planes de emergencia DN III para auxiliar a la población. Un bebé fue rescatado, a las 11:00 de la mañana, de los escombros.

Equipos de rescate buscan más cuerpos entre los escombros. Ninguna autoridad pudo, hasta ya pasado el mediodía, responder a las dudas de si hay atrapados.

El Papa Francisco expresó su solidaridad con las víctimas de la explosión y sus familias, mediante un mensaje en su cuenta de Twitter: ”Recemos por las víctimas de la explosión en el hospital de Cuajimalpa, México, y por sus familiares que el Señor les conceda paz y fortaleza”.

María Lilia Flores, de 57 años, dijo esta mañana a SinEmbargo, con lágrimas:

“No sabemos qué pasó ni cómo están. Mi hija está allí, adentro, en neonatos, acaba de dar a luz”.

Los vecinos dicen haber escuchado a los policías que la pipa de Gas Express Nieto tenía una fuga en una manguera, aunque Darío González, director de Servicios Urbanos del Gobierno del Distrito Federal (GDF) dijo que no hay aún peritaje. Gas Express Nieto tiene una larga lista de heridos y muertos en sus operaciones. En 2013, firmó un contrato con el GDF para abastecer hospitales.

Distintos testimonios coinciden desde muy temprano en que se cargó gas con una manguera descompuesta, algo que confirmó Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno, a las 12:00 horas aproximadamente. El mandatario capitalino dijo por la mañana que una tercera parte del nosocomio se desplomó. Sin embargo, alrededor de las 12:30 Mancera dijo en conferencia de prensa desde el lugar de los hechos que el 75 por ciento del lugar estaba destruido.

Mancera explicó cómo ocurrió la explosión:”Se da una fuga en la manguera; intentan controlar el fuego, llegan los bomberos y es cuando se produce la explosión”. Agregó que son dos las víctimas mortales hasta el momento, y refirió que una tercera persona se reporta grave. Dijo que otras 60 están hospitalizadas, la mitad a punto de ser dada de alta.

El médico anestesiólogo Agustín Herrera, quien se encontraba de guardia a la hora de la explosión, narró a SinEmbargo que llevaban cerca de 10 minutos percibiendo un olor a gas. Vio cómo el humo empezó a entrar al hospital. Dijo que como las instalaciones están en una pendiente, el humo avanzó hacia abajo, hacia el área de cuneros, que fue donde se sintió en un principio la detonación. Cuando vio el humo, iba camino a un patio con otros amigos. Por eso no resultaron heridos.

El doctor Herrera dijo que el hospital no cuenta con salidas de emergencia. Hace tres años, contó, como representante del sindicato solicitó una salida de emergencia en la entrada que da al mercado.

Hace 7 u ocho años, el hospital fue remodelado. Desde entonces, las paredes son simples paneles de tabla-roca. Personal dijo a este medio que eso pudo permitir que el fuego se expandiera o agudizar la gravedad de la explosión.

La médico laboratorista Laura Díaz dijo que ella pudo salir porque el encargado de Recursos Humanos se lo indicó cuando vieron el humo. Narró que, para entonces, habían pasado 12 o 15 minutos de que se percató del olor a gas. Díaz calculó que hubo unos 20 empleados, entre enfermeras, camilleros, recepcionistas.

explosion_hospital_cuajimalpa

La familia de Edith Castellanos, de 20 años y también internada, lloró frente al hospital esta mañana.

–¿Pero ya la viste? –preguntó María Castellanos por celular, llorando. Es tía de Edith. Una hermana de la paciente le dijo haberla ubicado en una lista de trasladados difundida por internet.

Un cerco de seguridad se ha tendido en la zona. Tres escuelas fueron desalojadas en tanto que helicópteros sobrevuelan. La escena da cuenta del tamaño de la explosión: techos y paredes colapsadas; columnas de hormigón fueron dobladas por el impacto, mientras que una vista aérea permite observar que varios autos quedaron cubiertos de escombros y fueron alcanzados por el fuego. Grúas, palas, camillas, escaleras han sido llevadas a la zona por personal del Gobierno del Distrito Federal.

También es posible observar cómo las viviendas cercanas a la explosión fueron impactadas. Las vialidades aledañas se saturaron desde temprano debido a los cortes viales. Seguridad Pública del Distrito Federal tendió un cerco en la zona, que se ha venido ampliando. Elementos del Ejército mexicano, la Marina, de Protección Civil, de la Policía Federal y de otras corporaciones están en la zona desde las 9 de la mañana, aproximadamente.

La Policía Federal envió 180 elementos de la Gendarmería, así como perros de búsqueda “para localizar personas que pudieran estar atrapadas”. Al mismo tiempo, familiares de los internos del hospital se quejan por la falta de información.

De hecho, la información ha sido confusa y poco efectiva. Primero se habló, por ejemplo, de atrapados; eso quedó parcialmente confirmado con el envío de perros de búsqueda, aunque algunos testigos dicen desde temprano que sería “un milagro” que no los hubiera.

Un elemento de Protección Civil dijo a SinEmbargo, a las 9:00 de la mañana, que “hay heridos dentro del hospital” que está parcialmente destruido. Es decir: confirmó que hay atrapados bajo los escombros, vivos o muertos. Pero hasta pasadas las 10 de la mañana, las autoridades no podían aclarar si había, vivos o muertos, atrapados entre los escombros.

El Jefe Delegacional de Cuajimalpa se refirió en una primera instancia de varios muertos. El Jefe de Gobierno lo negó en su cuenta de Twitter. Pero poco después, el mismo Miguel Ángel Mancera reconoció que al menos una mujer había sido sacada sin vida de los escombros aunque, a pregunta expresa, no supo hablar de los reportes de niños atrapados.

A mediodía, cuando toda la prensa consignaba 7 muertos, el Delegado dijo en Twitter que eran dos. Los siete reportados, dijo, son de “lesionados de gravedad”.

El Presidente Enrique Peña Nieto expresó en Twitter: ”Mi tristeza y solidaridad a los heridos y familiares de quienes perdieron la vida esta mañana en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa”. Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, llegó a las 10:30 de la mañana, aproximadamente, a la zona, con un fuerte despliegue de elementos del Estado Mayor.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/29-01-2015/1233265