Por Aurelio Contreras Moreno
16 de enero de 2015

Se cumplen dos semanas de que el reportero y activista del municipio veracruzano de Medellín de Bravo, Moisés Sánchez Cerezo, fuera secuestrado en su propio domicilio por un grupo armado. Está en calidad de desaparecido desde entonces.

Dos semanas en las que las autoridades veracruzanas han hecho gala de ineficiencia, mediocridad y mezquindad.

Quince días de indagatorias que sólo han sembrado sospechas sobre la probable responsabilidad de alcalde de Medellín, Omar Cruz, pero que en los hechos, ni han comprobado su culpabilidad en la desaparición del periodista, ni han llevado a dar con su paradero.

A estas alturas, son pocas las esperanzas de encontrar con vida a Moisés Sánchez. Empero, la exigencia es que la Fiscalía General del Estado, antes Procuraduría de Justicia, cumpla con su trabajo, localice al comunicador y castigue a los responsables de su plagio, retención ilegal y los delitos que resulten.

La Fiscalía General del Estado, que encabeza Luis Ángel Bravo Contreras, por cuestiones de interés político, sólo se ha centrado en una línea de investigación, las amenazas que el alcalde de extracción panista profirió a Moisés Sánchez, y ha hecho caso omiso sobre los señalamientos acerca de una presunta colusión entre la policía municipal de Medellín –que aunque no está directamente a su cargo, debería haber sido vigilada por la Secretaría de Seguridad Pública del estado– y el crimen organizado, misma que el periodista –a quien el gobernador Javier Duarte y sus amanuenses le pretendieron negar esa categoría– había estado denunciando en su humilde medio de comunicación.

Al parecer, el Gobierno del Estado le apuesta al olvido en el caso de Sánchez Cerezo. Quiere que el tema se “desinfle” y pierda interés en la agenda pública. O al menos eso es lo que puede desprenderse del silencio de la Fiscalía General acerca de los avances que debiera tener en este caso.

Por esta razón, el integrante de la Comisión Estatal de Atención y Protección a los Periodistas de Veracruz (CEAPP), Jorge Morales Vázquez, solicitó formalmente a la presidenta de ese organismo, Benita González Morales, que convoque a una sesión extraordinaria del Pleno de este organismo para que Luis Ángel Bravo Contreras comparezca e informe sobre los avances de las indagatorias.

De igual manera, este viernes se realizará una manifestación en la plaza Sebastián Lerdo de Tejada de la capital del estado para exigir a las autoridades estatales la localización de Moisés Sánchez Cerezo.

Cada minuto que pasa desvanece las esperanzas de encontrar con bien al compañero periodista. Y también, aumenta la responsabilidad del gobierno de Javier Duarte por el clima de inseguridad, zozobra y ataques abiertos contra el ejercicio periodístico libre y la libertad de expresión en el estado de Veracruz.

Sin embargo, callar tampoco es una opción. Hoy es Moisés. Mañana, puede ser cualquiera.

 

Contcto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras