moisés12

Ciudad de México, 10 de enero (SinEmbargo).– El pasado lunes 2 de enero, habitantes del municipio Soledad de Doblado, Veracruz, encontraron un cuerpo cerca de la carretera que va hacia Miralejos. Periodistas de la localidad sospecharon que se trataba de su colega Moisés Sánchez Cerezo –quien había sido secuestrado tres días antes– por la manera en que la autoridades limpiaron la escena para evitar que otros reporteros pudieran tomar fotografías.

Según los mismos habitantes, después de informar del hecho, de manera inmediata llegaron elementos militares acompañados de personas vestidas como médicos, a tomar fotos y datos de la escena y a recoger el cadáver, borrando toda evidencia antes de retirarse.

La prensa llegó alrededor de las 22:00 horas, apoyada por la policía municipal de Soledad, recorriendo el lugar conocido como “La Piedra del Indio”, hasta entrada la madrugada. No encontraron nada. Ya todo había sido limpiado, publicó Plumas Libres el pasado 7 de enero.

De acuerdo con otra versión, policías se  llevaron al reportero con rumbo a la carretera a Soledad de Doblado/Paso del Macho, “pero se les pasó la mano…” y “lo torturaron y murió en la tortura”.

“Entonces hablaron por teléfono al Presidente municipal panista [Omar Cruz Reyes], quien tiene la clave en la red policiaca municipal de ‘Azul 1’, y quien les ordenó quemarlo… igual que Ayotzinapa, para borrar todas las huellas”,  según dio a conocer Blog Expediente.

“Y en efecto, lo quemaron y luego decidieron tirar el cadáver el lunes 5 en la noche, hacia las 23 horas, en la carretera de Soledad de Doblado llegando a Paso del Macho. Según las versiones, la Procuraduría de Justicia tiene confirmados hechos luego de cruzar y entrecruzar la información con los 36 policías detenidos que se llevaron a Xalapa, pero sopesan el momento de darlo a conocer”, agregó.

La revista veracruzana Era, que ha sido sufrido presiones del gobierno del priista Javier Duarte de Ochoa, denunció que habrían ocultado la muerte de Moisés debido a la visita del Presidente Enrique Peña Nieto a la entidad.

“El Gobierno del estado habría ocultado muerte del periodista Moisés Sánchez, secuestrado en Medellín por un comando armado hace una semana, ante la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Veracruz el miércoles pasado”, publicó en una nota de este 9 de enero.

Sin embargo, ninguna de estas versiones ha sido confirmada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE).

No es Moisés Sánchez

vera2

Ante la serie de rumores sobre la muerte del periodista Moisés Sánchez, quien sería el onceavo comunicador muerto durante la administración del priista Javier Duarte de Ochoa, los familiares de éste –al ser citados por la PGJE– afirmaron que no es él.

Así lo reconocieron también varios periodistas de Veracruz que siguen el caso de Moisés, y que han denunciado el clima de violencia contra el gremio que se vive en la entidad. Apenas ayer se anunció que la periodista Sayda Chiñas Córdova había sido despedida del diarioNotisur por exigir justicia para su compañero Gregorio Jiménez, asesinado en 2014, y ahora para Moisés Sánchez.

De acuerdo con distintos reportes de prensa, Juan Carlos Sánchez, hermano del periodista, confirmó que su sobrino, el hijo de Moisés, acudió a reconocer el cuerpo al Servicio Médico Forense (Semefo) y aseguró que no era el director de La Unión.

Jorge Sánchez Ordóñez, hijo del periodista desaparecido, dijo aAGNVeracruz que ninguno de los cuerpos hallados en Soledad de Doblado corresponden a su padre. Dio a conocer que al medio día de este viernes 8 de enero fue trasladado a la Unidad de Servicios Periciales en la ciudad de Xalapa, para realizarle pruebas de ADN, con el fin de determinar si uno de los tres cuerpos localizados  era Moisés Sánchez.

En ese sentido, explicó que al ingresar a la Unidad de Servicios Periciales constató que las características del cuerpo y la ropa no correspondían a su padre.

Por su parte, Juan Carlos Sánchez exhortó a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la PGJE que dicen a declarar al Alcalde de Medellín de Bravo, a quien se le acusa de ser responsable por el ataque.

“A nosotros, no, nos han dicho nada, como nos hemos manifestado para la localización de mi hermano, tal vez haya sido su enojo, porque no, nos han dicho nada (…) Nosotros tenemos el ADN realmente porque es mi hermano, le digo al Gobernador que haga las cosas como deben ser la familia Sánchez Cerezo exige respuesta pronta”, respondió al ser cuestionado sobre por qué no fue citado para la realización de la prueba del ADN.

Hermetismo del gobierno

Moisés fue secuestrado en su casa de Medellín, Veracruz, el 2 de enero a las 7 de la noche. Se lo llevaron policías municipales por instrucciones del Alcalde Omar Cruz “para darle un susto”, de acuerdo con declaraciones de siete agentes cuyas confesiones ya circulan entre periodistas locales.

De acuerdo con organismos civiles, Cruz Reyes amenazó al periodista días antes de su desaparición.

Debido a la falta de información sobre el caso, activistas y periodistas exigieron que el caso no quedé impune y que se investigue a fondo.

“Oficialmente no hay nada, todo es, hasta esta hora extraoficial, En estos momentos se dice que la Procuraduría ha informado que el cuerpo encontrado en Soledad de Doblado corresponde al cuerpo de Moisés. Pero que el hijo dice que desconoce que sea su papá. Lo cierto es que en estos momentos la familia sí se encuentra en la Procuraduría”, dijo una periodista.

Ayer por la mañana, decenas de periodistas que exigieron a la Procuraduría del Estado información oficial sobre el paradero de su compañero.

El grupo de manifestantes marchó por las principales calles del centro de Xalapa para exigir la localización del también activista, quien fue raptado de su casa hace una semana por un grupo armado.

La prensa local reporta que posteriormente colocaron letreros en la puerta de las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los periodistas demandan que la Procuraduría General de la República (PGR) atraiga el caso y no sólo colabore con la PGJ de Veracruz, como ayer anunció. Además, exigen que se reabran los expediente de los 10 comunicadores asesinados en Veracruz desde la administración del actual Gobernador Javier Duarte Ochoa.

Por la tarde, otro grupo de comunicadores se manifestó en la entidad. Los inconformes portaron pancartas con consignas como: “Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos”, “Moisés Sánchez #VIVOLOQUEREMOS”, “Prensa no disparen”, “Exigimos la aparición con vida del periodista veracruzano Moisés Sánchez #Loqueremosvivo”.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/10-01-2015/1214031