descarga (3)

Una vez consumado el primer alunizaje el 21 de julio de 1969, la carrera por la Conquista del espacio ha registrado avances impresionantes como pensar en la posibilidad a corto plazo de vivir en otro planeta: Marte. Será en 2025 cuando un primer equipo de humanos lleguen al planeta rojo y vivan permanentemente . Desde que Mars One lanzó la convocatoria para seleccionar a los posibles pioneros -202 mil 586 personas aplicaron para ser escogidos-. El número fue reduciéndose periódicamente, para quedar hasta ahora alrededor de 664 posibles exploradores. Dentro de todos ellos un mexicano se apunta como uno de los posibles colonizadores, por ello la importancia de conocer las esperanzas y temores de quien, junto con otros cientos se encuentra “haciendo fila” para un viaje sin retorno.

shutterstock_118772764

Ciudad de México, 18 de enero (SinEmbargo).- Desde que la exploración espacial se convirtió en una posibilidad palpable, la humanidad no ha parado de establecer objetivos a mediano o a largo plazo que lo coloquen sobre la superficie de otro mundo (o satélite, dependiendo del caso). Sin embargo, hasta ahora lo más lejos que ha llegado un ser humano es a hacer una caminata lunar. No obstante, actualmente hay proyectos que buscan ir más allá de nuestro satélite natural y, de paso, sentar las bases para la colonización estelar a gran escala.

Actualmente, el proyecto que más en serio se ha tomado esto es Mars One, el cual planea establecer una colonia humana permanente en Marte. Pero, antes de que esto pueda convertirse en una realidad existen muchos detalles que es preciso afinar o, de lo contrario estaríamos hablando desde ahora de fatalidades al por mayor.

Sin embargo, a pesar de que el proyecto actual vaya con pies de plomo el pesimismo no es menor. Incluso el mismo Bas Lansdorp, director ejecutivo de Mars One, lo sabe.

“La tecnología para traerte de vuelta desde Marte, simplemente no existe”, dijo Lansdor a finales del año pasado durante una conferencia dada en la George Washington University. Esto, por supuesto, acaba con las esperanzas de muchos, pero lo cierto es que las palabras del empresario no puede estar más a tono. No sólo eso, puede que dicha tecnología ni siquiera se llegue a desarrollar en los próximos 20 años. “Tenemos que hacer esto con las cosas que tenemos hoy en día, y la única forma en la que podemos hacerlo es ir allí para quedarse”, publicó la revista Popular Science.

Hasta hace tres años, Lansdorp tenía poco que ver con Marte. Formado como ingeniero mecánico, era copropietario de una empresa de nueva creación enfocada en la energía eólica. Pero en 2011, el empresario holandés vendió parte de su participación en el negocio y comenzó a trabajar en una idea que, de tan inadvertida resulto ser grande. De esta manera, ante la mezquindad de los gobiernos para impulsar un viaje a Marte o de su extremo recelo debido al riesgo que esto implica, la iniciativa privada tomó el relevo.

El plan parece simple en primera instancia: enviar satélites de comunicación al planeta en 2018 y, tras varias etapas, lanzar en 2025 un primer equipo de humanos en Marte para que vivan permanentemente en el Planeta Rojo. Finalmente, se piensa enviar un nuevo equipo de cuatro astronautas cada dos años después del envío inicial.

No obstante, esto también saca a flote una cuestión muy simple, pero de difícil respuesta, dado lo circunstancial de la situación: ¿Por qué ir a morir a Marte?

Desde que Mars One lanzó la convocatoria para seleccionar a los posibles pioneros 202 mil 586 personas aplicaron para ser escogidos. De este total, sólo 10 mil pasaron a la segunda ronda de selección, mismos que se vieron reducidos a mil 58 y así periódicamente, quedando hasta ahora alrededor de 664 posibles exploradores.

MÉXICO MARCIANO
Dentro de todos ellos un mexicano se apunta como uno de los posibles colonizadores, por ello la importancia de conocer las esperanzas y temores de quien, junto con otros cientos se encuentra “haciendo fila” para un viaje sin retorno.

“[Marte] ha estado en el centro de muchas historias de ciencia ficción; muchas películas y muchas obras como un objetivo de entronización humana”, dice Andrés Eloy Martínez Rojas, astrónomo y divulgador científico que se encuentra en esta lista de hombres y mujeres que aguardan por una oportunidad para hacer historia.

Para Martínez rojas, Mars One ha sido la oportunidad para involucrarse activamente en “un sueño de infancia o de la juventud”. Sin embargo, para los medios nacionales ha sido más relevante el hecho de que el preseleccionado sea diputado federal. No obstante, hay muchos más aspectos destacables y, sobre todo, interesantes en torno a su persona.

“Mi reacción fue de mucha emoción, pero también de mucha incertidumbre, porque implica muchos riesgos”, cuenta el legislador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien además está consciente de lo que implica un viaje de esta naturaleza.

¿POR QUÉ IR A MORIR ENTONCES?

“Por la misma razón que muchos exploradores y ciudadanos del Renacimiento vinieron a América –dice– Muchos habitantes de aquella época decidieron venir y decidieron apostarle a un Nuevo Mundo”. No obstante, aclara: aquí las condiciones no van a ser tan benignas, no tenemos prácticamente nada. Marte es un planeta desértico, pero es un punto muy interesante para continuar la expansión de nuestra civilización en el universo.

semana_mundial_del_espacio-1
El diputado federal ha destacado por superar los filtros de preselección para el proyecto Mars One. Foto: Cuartoscuro

Y es cierto, fuera de lo “exótico” del destino, para todo aquel que no sea un experto en el tema, Marte no parece precisamente un lugar atractivo para visitar. Pero si hablamos de un lugar en el cual depositar las esperanzas de una especie, entonces las cosas cambian.

“Ya conquistamos toda la Tierra, de hecho tenemos problemas de sobrepoblación, de recursos, cambio climático… y Marte ofrece la oportunidad para liberar a nuestro planeta de una carga… o de una perspectiva más amplia”, agrega Martínez, quien comparte opinión con muchos como Elon Musk (cofundador de PayPal, SpaceX y Tesla Motors) que cree que colonizar el cuarto planeta del sistema solar no tiene la simple intención de lograr avances tecnológicos, sino garantizar la supervivencia de la humanidad.

“La razón sería expandir a la humanidad –dice el mexicano– darle una oportunidad a nuestra especie, ser los pioneros de un nuevo mundo y de la expansión hacia otros planetas o de otros lugares habitables que pudiera haber en nuestro sistema solar”.

Con esto en cuenta, bien vale la pena aguantar los temores en pos de un bienestar general. De eso está seguro el diputado federal, para quien “la historia no ha terminado, ni tiene que ser escrita, al final, en la Tierra”. De esta manera, los seres humanos aún cuentan con la capacidad para extender su cultura a otros lugares del universo y Marte “es un trampolín para ello”.

“Todo esto va tener un costo pero va abrir el camino para futuros exploradores que encontrarán ya una pequeña base marciana establecida para seguir colonizando”, concluye.

Tomado de: http://www.sinembargo.mx/17-01-2015/1181859