Por Mario Mijares
12 de enero de 2015

El PRI y el PAN, históricamente, jamás han actuado como “partidos en el poder”, de ahí que los candidatos para los tres niveles de gobierno, han sido seleccionados por el presidente en turno o bien las pandillas delictivas.

1.- Julio Hernández, lo identifica como el “Instituto del Fraude Electoral, ahora rebautizado como INI”, el cuál recientemente presentó su nueva modalidad para continuar timando a los ingenuos participantes de los próximos comicios, así como a los votantes de este cada vez más empobrecido país. Y es que es enorme el dineral que recibe este Instituto por parte del responsable del gobierno en turno como para no cuidar a sus patrones, sean de cualquier partido político. Y es que desde la instauración de esta monstruosa institución, sus responsables se han dedicado a justificar los fraudes electivos.

Como es conocido, al menos para una clase ilustradas que el objetivo del INI no es presentar reglas claras para los procesos electorales. El resultado de ello ha traído a México no únicamente la descomposición de los partidos políticos, sino también de los mismos votantes, sobre todo de las clases pobres sean rurales o urbanas. Sin duda, la nueva vacilada es precisamente ahora los llamados “candidatos independientes”, los cuales son tan ciudadanos, como los que trabajan en el mismo INI, al menos esa es su justificación se ser. Ambas autovaloraciones no dejan de ser una perogrullada más.

2.- En todas partes del mundo, los teóricos y la población en general, están al tanto de la importancia de los partidos políticos, en su papel de lograr un afianzamiento social, pero sobre todo, de alcanzar la legitimación del Estado Moderno, en el que J. Locke sustentó precisamente la forma de gobierno oligarca a través de una mixtura de carácter democrático, reduciéndolo al simple aspecto electoral. En el caso mexicano, ha sido precisamente la activa población, quien a través de su sector principal, el PRI, logró en todo momento sustentar y legitimar al órgano constitutivo del Estado Mexicano. Sin embargo, desde la famosa apertura de partidos, ya no sólo es el PRI, sino que ahora el PAN como el PRD, son ahora parte de este Sector, con lo cual queda asegurado el juego de la legitimación.

Sin embargo, para el sociólogo Max Weber los tipos de legitimación del poder se encuentran en el desarrollo de las sociedades humanas, las cuales han hecho que el poder político constituya al Estado. Weber se basó en que en el pasado diversas asociaciones, empezando por el clan familiar, utilizaban la violencia para imponer sus intereses. Así de manera tergiversada Weber ha impuesto su pensamiento; “al proclamar al Estado, como el monopolio de la violencia física legítima”, terrible aberración.

3.- Parafraseando a Norberto Bobbio y a Nicola Matteeucci, en el Diccionario de Política , señala que no es sencillo definir a un partido político porque en sí tienen características diferentes y puntos de vista distintos, es por ello, que él mismo autor asume la definición del sociólogo Weber, el cual lo define: Como una asociación […] dirigida a un fin deliberado, ya sea este objetivo como la realización de un programa que tiene como finalidades materiales o ideales o personales, es decir tendiente a obtener beneficios, poder y honor para los jefes y secuaces y todos los fines conjuntamente.

4.- Lo anterior es una visión compartida con una mayoría de autores que concuerdan en que los partidos son organizaciones que surgen cuando el Estado ha logrado su conformación. En esta acepción se puede asegurar que es una entidad de interés público con el fin de promover la participación de los ciudadanos en el esquema posmoderno de la llamada democracia. Tal organización sirve para contribuir a la integración de la representación de un grupo de individuos que la conforman y comparten intereses, así como objetivos comunes, para de una forma u otra alcanzar la conquista y conservación del poder, a través del gobierno. La mayoría de teóricos modernos y posmodernos, coinciden que este tipo de organización política, tiene la finalidad de obtener el dominio del gobierno, con el cual podrán imponer su plan de trabajo así como su ideología. Estos estudiosos en su mayoría de ciencias sociales, consideran al partido, como una estructura que sí surge con cierto grado de autonomía. Los partidos prexisten del financiamiento de los privados, así como con el presupuesto público, como de hecho es el caso mexicano.

5.- Estimados “ciudadanos”, el gobierno a través del INI, ahora va con todo tras la llamada “sociedad civil”, ahí en donde se encuentran los candidatos independientes, los cuales el día de hoy estarán insertados en el interés partidista. Con todo, la pregunta sería, ¿A quiénes representan los candidatos, ya sean de partido o independientes? ¿A quiénes les rendirán cuentas? Nadie lo sabe, ni tampoco lo quiere saber.