mah_jongg

Aunque aún no se conoce a ciencia cierta el origen del Mah Jongg, todo apunta a que viene directamente del libro I Ching o Libro de las mutaciones el cual hace miles de años las personas que se consideraban iluminadas y gozaban de un gran prestigio por su infinita sabiduría lo consultaban para orientar a la humanidad junto a los astrónomos, quienes a través de un mecanismo sencillo, basado en una especie de tablero para calcular las posiciones de los cuerpos celestes, empezaron a registrar las progresiones del Sol, la Luna y los planetas.

El movimiento en los cielos se registraba moviendo unos contadores alrededor de las divisiones del tablero, donde los puntos cardinales invertidos desempeñaban un papel importantísimo, ya que se representaba un mapa celeste, donde el número 13 de cartas o de fichas formaban los meses del calendario lunar. En pocas palabras, lograron descifrar laposición de la Tierra con respecto al cielo y así ver el momento correcto para actuar ante determinada situación.personas que se consideraban iluminadas y gozaban de un gran prestigio por su infinita sabiduría lo consultaban para orientar a la humanidad junto a los astrónomos, quienes a través de un mecanismo sencillo, basado en una especie de tablero para calcular las posiciones de los cuerpos celestes, empezaron a registrar las progresiones del Sol, la Luna y los planetas.

La cultura china siempre se ha distinguido por su gran capacidad de escuchar a la naturaleza y se ha guiado no sólo por las energías celestes, sino también por los sonidos terrestres para saber en qué momento se encuentran y conocer el movimiento de los tres dragones (rojo, verde y blanco), indispensables en sus artes adivinatorias.

Actualmente el Mah Jongg es más conocido como un juego similar al Rummy-Q; sin embargo, su verdadero propósito ha sido por años servir de oráculo, arrojando una impresionante exactitud en sus respuestas.

Éste cuenta con 144 cartas hermosamente ilustradas, cada una de las cuales posee una iluminación especial que se basa en el punto cardinal donde se encuentre, muestra lo que el consultante tiene a favor, lo que debe cuidar, hacia dónde va y cuáles son sus ases bajo la manga.

Después de experimentar por varios años con el Mah Jongg se ha podido comprobar que sus predicciones son acertadas y su consejo es práctico, lleno de sentido y muy específico. Invita a conectarse con el más profundo “yo” de cada quien y a convertirse en su mejor aliado para orientarlo de manera sabia, concreta, honesta y absolutamente desinteresada.

 

¿Cómo se utiliza?

Luego de barajar las 144 cartas, se ordenan en la mesa simulando que quien consulta está construyendo el universo que simboliza su vida. Posteriormente, se acomodan otras sobre las que ya están posicionadas. En ese momento la persona deberá pasar sus manos por encima del oráculo mientras hace su pregunta, a la vez que escoge 13 cartas al azar, las que se barajan nuevamente y se disponen de la siguiente manera: Una en el centro (simboliza la pregunta) .

Tres al norte (explican cómo se encuentra la situación). Tres al sur (iluminan lo que puede venir).

Tres al oriente (muestran los ases que tiene bajo la manga). Tres al occidente (previenen de lo que se tiene en contra).

Este ejercicio se repite con cada pregunta, pues estos cinco puntos cardinales representan los cinco elementos utilizados en la astrología china: madera, fuego, tierra, metal y agua. Su orden es tan exacto, que nos muestra que la madera quema y de ahí se produce el fuego; de éste salen las cenizas de la tierra y de la tierra sale el metal, el cual al derretirse se convierte en agua. Los chinos siempre clasifican todo en cinco y esto está asociado con los cinco sentidos, los cinco sabores, las cinco visceras, etc. Por su parte, los astrólogos lo asocian con los cinco planetas principales: Júpiter, Marte, Saturno, Venus y Mercurio.

Las cartas del Mah Jongg son casi el doble de las del Tarot y se dividen en cartas de bambú, círculos, de 10.000, los dragones rojos, verdes y blancos, y marcan los cuatro puntos cardinales.

 

Los ocho guardianes del Mah Jongg

En la sabiduría china no se permite ser portador de malas noticias y esto tiene una razón muy válida, porque lo que para un intérprete del Mah Jongg puede parecer un pronóstico delicado, no es quién para anunciarlo, pues sólo la madre naturaleza sabe si el consultante debe pasar por ese aprendizaje. Es aquí donde los ocho guardianes del Mah Jongg confirman esta teoría, ya que siempre están presentes en la lectura, dando apoyo en los momentos que más se necesitan e indicando que nada es estático y que todo pasa con el tiempo; conoce sus características:

El bambú Esta carta tiene muchas interpretaciones. En China las hojas de esta planta se utilizan para pintar y escribir; por consiguiente, este guardián nos ilumina sobre nuestra fuerza de voluntad para lograr los cambios. Asimismo, muestra la importancia de la humildad, porque el bambú tiene la facultad de doblarse en los ventarrones, pero jamás se rompe.

El estudiante Nos enseña la importancia de aprender y poner en práctica ese conocimiento adquirido en el diario vivir. Está relacionado con el invierno y nos plantea cómo volvernos creativos y encontrar salidas cuando vemos que el panorama no es claro.

El leñador Encarna tres de los cinco elementos de la filosofía china: el fuego, la madera y el hacha, que representa el metal. El fuego es el elemento más crucial, porque controla a los otros dos y nos mues-ü. tra cómo tener más vitalidad,  liderazgo, trabajo en equipo y éxito.

El crezo en lfor Muesta que despuès de las privaciones del invierno, no sólo como estación sino como etapa de la vida, llega la primavera. Se encarga de hacernos ver un nuevo despertar que nos haga sentir vivos

El crisantemo Por sus pétalos dorados, para los chinos tiene una gran relación con el poder y también una fuerte conexión con el otoño.  Representa placeres y actividades sociales, mostrándonos qué tan pronto se va a solucionar un problema

La orquídea.  Nos habla de los placeres que están reservados para ciertas personas y, a su vez, nos muestra la importancia de tener de qué sujetaros, pues la orquídea lo que más necesita para crecer fuerte y hermosa es un soporte que la sostenga.

El pescador Es quien representa al filósofo Chiang Tái Kung de la dinastía del rey Weng y tiene una importante relación con la primavera.  Este guardián nos orienta sobre el sentido que debe tomar una situación..

El agricultor Junto con el crisantemo nos habla del otoño y nos muestra cómo sacar el mejor provecho a nuestras tareas y obligaciones. Nos habla del trabajo físico, del trabajo arduo que luego trae las mejores recompensas y nos alivia en los momentos difíciles de nuestras vidas.

Tomado de: http://www.consultorioesoterico.com/oraculo_Mah_Jongg.html