Por Armando Ortíz
21 de enero de 2015

Por fin, después de 8 meses de estar en un cargo de manera indebida, Oswaldo Pérez Pérez salió de la dirección de Telebachillerato. ¿Por qué decimos que indebidamente ostentaba ese cargo? Sólo bastaría que la Contraloría se asomara por casualidad a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos de Veracruz para que se diera cuenta de que una persona que ha actuado de manera fraudulenta no puede participar de un gobierno que se digne de ser honrado.

Tanto Álvaro Capetillo, como Oswaldo Pérez Pérez, para substraerse al pago de sus obligaciones, siendo funcionarios públicos del IVEA, en flagrante conducta delictiva, cambiaron dinero de una cuenta a nombre de esa institución.

Esa cuenta se encontraba embargada a favor de un trabajador, quien había ganado un juicio a la institución por despido injustificado. Este trabajador, con la intención de asegurar un laudo a favor, logró por ley que se embargara esa cuenta del IVEA.

En un artículo anterior anotamos pertinentemente la acusación: “Se sabe que los acusados, Osvaldo Pérez Pérez y Álvaro Cándido Capetillo, se valieron de la complicidad del encargado de la cuenta embargada en el banco HSBC; el empleado bancario se prestó para que el dinero de la cuenta del IVEA se trasladara a otra cuenta a disposición de los acusados. Cabe señalar que en la misma orden que la jueza concediera, se solicita también la aprehensión de este empleado bancario”.

A ese delito se le llama “insolvencia fraudulenta”. Por causa de ese delito Humberto Vázquez Medina, Agente tercero del Ministerio Público Especializado en Delitos Cometidos por Servidores Públicos, solicitó a la jueza de Pacho Viejo, mediante el acta de investigación FESP/560/08/III/I, una orden de aprehensión para Osvaldo Pérez Pérez, pero también para Álvaro Cándido Capetillo por el delito de “insolvencia fraudulenta”.

Oswaldo Pérez Pérez pisó la cárcel, pero a Álvaro Capetillo le dieron el pitazo y huyó. Una noche estuvo Pérez Pérez en la cárcel. La hija tuvo que hablar con Fidel Herrera y este con Érick Lagos para que se hiciera lo que se tuviese que hacer y el señor, al que Fidel le tiene gran afecto, salió de la cárcel; pero no sólo eso, regresó el lunes siguiente como director del Telebachillerato, convirtiéndose en una gran pústula de impunidad para el gobierno de Javier Duarte.

Con la salida de Pérez Pérez Flavino Ríos Alvarado, secretario de Educación de Veracruz le ha hecho un gran favor a Javier Duarte, pues el ex convicto Pérez Pérez presumía de la influencia que gozaba y nunca le bajó a su soberbia y al uso indebido de los recursos de la dirección de Telebachillerato.

Sin embargo, gente bien informada nos ha dicho que el señor Pérez Pérez considera esta salida como un momento de transición, pues está planeando que la hija vuelva a suplicar a Fidel para él regresar con bombo y platillo al Instituto Veracruzano de Educación para los Adultos en sustitución de Socorro Sandoval. Pero no se cree que eso pueda suceder, pues Socorro Sandoval cuenta con todo el apoyo del secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet. Por eso ella puede decir como la canción de Chayito Valdés: “Son habladas las que andan diciendo, nadie puede ocupar mi lugar”.

Oswaldo Pérez Pérez lo que debería hacer es dejar de manchar el gobierno de Javier Duarte, porque donde quiera que lo pongan, como un anti rey Midas, todo lo que toque lo convertirá en mierda. Lo mejor es que se retiré y se vaya a cuidar a sus nietos, con ello pagaría un poco los grandes favores que su benefactor le ha otorgado.

 

Postdata 1: ¿Y Álvaro Capetillo?

¿A poco el prófugo de la justicia, Álvaro Capetillo seguirá como delegado de la SEV en el puerto de Veracruz? Que le pregunten a Socorro Sandoval cómo dejó el IVEA. ¿Lo seguirá protegiendo el defenestrado Salvador Manzur?

 

Contacto: aortiz52@nullhotmail.com