De “Pandilla” califica el diputado local Joaquín Guzmán Avilés cuando hace énfasis en el nombramiento de gente que en desempeños públicos anteriores ha estado en entredicho; refiere su afirmación a los casos de Vicente Benítez a quien la PGR investigó por encontrarlo en posesión de una maleta con muchos millones de pesos en el aeropuerto de Toluca; a Gabriel Deantes, quien fue despedido de un cargo previo porque se le “perdió confianza” y a Ranulfo Márquez a quien hubo necesidad de dar de baja como Delegado de Sedesol por un video de mapachismo electoral, aunque, justo es comentarlo, no se le encontró culpable. De cualquier manera, lo que señala el legislador queda registrado como un caso inédito en la historia de los equipos de gobierno veracruzanos.