Esa versión acerca de que el ejército tuvo que ver en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa lleva intenciones subyacentes que nada tienen que ver con la verdadera intención de aclarar el asunto. Es, por decir lo menos, audaz. La Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero es la que propala esa versión en voz de José Félix Rosas, quien dice a SinEmbargo.com:“No tenemos la sospecha. Tenemos el conocimiento de que efectivamente los militares participaron. Consideramos que sí fueron cremados. Los que presenta la PGR [Procuraduría General de la República] como responsables de haberlos quemado en el basurero de Cocula, son de bajo perfil, esos no fueron. El Ejército tiene hornos en Chilpancingo, hay militares que nos han confirmado y hay gente que quiere hablar y decir”. Por otro lado, está la aseveración de científicos de la UNAM y la UAM poniendo en tela de duda la versión de la PGR por cuanto a que no es posible, dicen, la cremación en el basurero de Cocula. Exigen que se abra otra línea de investigación, diferente a la de la PGR, lo que no estaría de más para despejar cualquier duda respecto de un asunto que adquiere dimensiones históricas.