perfume3

Uno de nuestros cinco sentidos es el olfativo con el cual podemos percibir diferentes tipos de olores desde los agradables hasta los que nos causa repulsión.

Sin embargo, es bueno advertir que a través de los olores, el sentido olfativo nos permite también evocar un pensamiento,una emoción, traer un recuerdo, ayudar a concentrarnos o cambiar nuestro humor.

Tal vez por esa razón los perfumes, con sus aromas tan atrayentes, surgieron desde la prehistoria cuando el hombre de las cavernas descubrió que al quemar ciertas maderas y hojas aromáticas, éstas despedían una fragancia agradable y provocativa.

Sin embargo, no fue hasta cuando aparecieron las antiguas civilizaciones egipcia y persa cuando se originó el perfume como tal. Para obtenerlo se utilizaron plantas como el hinojo, jazmín, romero, anís, violetas y otras más y luego eran empleados en sus ceremonias religiosas.  Fue tal su impacto que los pueblos antiguos comenzaron a comerciar con los perfumes llegando incluso los israelitas a cambiarlo por oro, plata y armas con los habitantes de Babilonia.

Fue así como, poco apoco, a través de todas las etapas de la historia, el perfume fue cobrando gran importancia.  Hoy en día, las técnicas cada día más avanzadas, contribuyen a que existan nuevas maquinarías para extraer las materias naturales odoríferas sin alterarlas y los expertos botánicos descubren constantemente elementos de la naturaleza, como esencias, bálsamos y resinas, para crear nuevos perfumes.

 

El perfume cumple casi con todos los requisitos de las artes mágicas, produciendo efectos paranormales, inexplica­bles y sorprendentes. Inclusive la creencia tradicional nos indica que los perfumes pueden repeler las fuerzas hostiles al bienestar de la humanidad mediante el uso de esencias e inciensos aromáticos para limpiar el ambiente, para cambiar de vibraciones en lugar o para limpiar el aura de una persona y eliminarle ciertas negatividades que están en su campo electromagnético.

En otras palabras, con el perfume o esencia adecuada, podemos cambiar y anular las vibraciones negativas a las personas y a las cosas que lo rodean.  Sin embargo, surge la siguiente interrogante ¿Cómo podemos crear nuestros propios perfumes mágicos?  Para ello, debemos conocer el significado de los aromas de las flores.

Las flores y sus aromas

Sin duda, el colorido y aroma intenso que proyecta cada flor es el encanto mismo del amor. Puedes usarlas sembradas en macetas o colocarlas en jarrones; preferiblemente con sus tallos largos. La rosa y el jazmín poseen intensidad aromática que embriaga, seduce, embruja. Complementa su efecto con la flama de una vela: roja para la pasión, verde para la sensualidad y azul, lila o rosa para el romancé.

Jazmín y su aroma seductor El rey de los aceites. Su fragancia es deliciosa y su efecto ha sido conocido desde los tiempos de los reyes y sultanes de oriente. En la India se le llama “la reina de la noche”. Al caer la oscuridad, las mujeres ponen flores en su pelo para seducir a sus esposos. Aroma seductor que relaja, eleva la confianza y hace de las hormonas burbujas de amor.

Rosa, endulzante del alma La reina de las flores. Cleopatra tomaba baños de leche y miel con pétalos de rosa. El olor y la imagen de una rosa es mágico, nos lleva de la mano a lugares lejanos, increíbles. Su aceite es aún me jor pues, llegando a ese lugar, hacemos, creamos, inventamos muchas cosas sobre la cama. Símbolo de Venus, la diosa del amor. Su fragancia, además de fascinar, también endulza el alma cuando está melancólica. Al igual que el jazmín, es un aceite muy caro y uno de los más difíciles de obtener puro.

Cedro, afrodisiaco y seducción Proviene de la naranja agria. Desde que el mundo es mundo, ya mujeres y hombres usaban esta fragancia agridulce para atraer y dejar encantados a quien osara estar cerca.

Sándalo, aroma mágico En la India es muy empleado cuando meditan y llevan al espíritu a lugares divinos. Su aceite esencial es extraído con delicadeza. De aroma dulce, sensual, floral, exótico; sutil y muy persistente; fuerte y a la vez muy delicado. Los grandes amantes lo salpican en almohadas, sábanas, ropa y lugares estratégicos del cuerpo.

Jengibre, super excitante Los romanos lo usaban para preparar una bebida fuerte y muy estimulante que también incluía canela, vainilla y una gota de miel oscura. Hoy en día se sigue empleando en la penumbra de Ia alcoba, y dicen los enamorados que e vaho que se desprende de la cama es súper excitante.

Pimienta negra, revitaliza la pasión Es excelente para revitalizar una pasión que comienza a enfriarse. Su aroma picante y fuerte no sólo entibia el cuer po, sino las emociones. Además, su olor penetra en las neuronas del amor quienes reaccionan favorablemente e incitan amarse una y otra vez. En el pasado se llegó a pagar por una bolsita de pimienta negra, ¡su peso en oro!

A continuación presentamos varias recetas de perfumes mágicos para diferntes fines y recomendacones para su adecuada elaboración y uso.

Tomado de: http://www.consultorioesoterico.com/perfume_magico.html