El Código de Integridad y Ética que proponen los empresarios al interior de sus filas armonizó por vez primera la opinión de los representantes de los partidos políticos ante el INE. “Es muy positivo el que las organizaciones empresariales estén viendo la gravedad del tema de la corrupción y que ellos mismos estén buscando generar un instrumento que ciertamente no es coactivo, pero que sí puede marcar la línea de comportamiento de los empresarios a quienes contrate el propio gobierno para realizar la obra pública y que son proveedores de bienes y servicios”, dice Gárate Chapa, del PAN. “es una llamada de atención a este sistema político, en donde desgraciadamente, la corrupción es sistémica…la corrupción financia la política en México”, asegura Fernando Belauzarán, del PRD. “Me parece muy importante y muy valioso que la Iniciativa Privada (IP) se comprometa con la transparencia y con una clara convicción del gobierno federal para combatir todo tipo de corrupción”, manifiesta José Antonio Hernández, del PRI. “Toda iniciativa de Código de Ética si se cumple, viniendo de quien sea, es muy bueno”, señala Miguel Castro Rendón, de Movimiento Ciudadano.