2e70eb_Hola-Veracruz-1
Luis Ortíz R.

Columna Inquietud Magisterial

06 de enero de 2015

Elizabeth Morales García renuncia a la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional, y tratará de convencer al electorado citadino para que la elija como representante en el Congreso Federal. No obstante, Morales García olvida por completo que no es lo mismo regalar estufas rojas a colonos de las orillas de la ciudad, a convencer a un electorado, que se dio cuenta de su avaricia y de cómo robó. Todavía los empleados del ayuntamiento no olvidan cuando la ex alcaldesa mandó a sus huestes, a las tres de la madrugada, a desmantelar oficinas completas para llevarse desde un clip hasta una computadora.

Elizabeth Morales García perderá la elección en Xalapa urbano porque los xalapeños la detestan. Que alguien le diga que no es lo mismo regalar pollos y cobijas a los más desamparados, a tratar de convencer a los intelectuales xalapeños. Es más, seguramente las damas de la alta sociedad xalapeña, que por cierto, nunca la han aceptado al cien por ciento, le negarán su preferencia electoral. Y si no que le pregunte a Constantino Aguilar, cuando este pretendió ser diputado, las colonias urbanas le dieron la espalda.

La imagen de la ex alcaldesa sólo representa arribismo y corrupción. Es cierto que su vida económica ya la tiene asegurada, sin embargo, la estirpe priista nunca se conforma con el dinero, siempre quieren más, y si es poder político mucho mejor.

Elizabeth Morales García perderá la elección en Xalapa urbano porque la desprecian los comerciantes, los taxistas, los boleros, los maestros y sobre todo las amas de casa que se quedaron esperando que les pavimentaran su calle. Morales García es soberbia y orgullosa, no escucha razones ni consejos y eso es un punto débil. Dice un proverbio oriental que “tras el orgullo esta un ruidoso estrellarse,” y en el caso de la ex alcaldesa se puede dar el caso.

Pero no sólo por eso Elizabeth Morales García perderá la elección en Xalapa urbano, también va arrastrando el descredito y la hediondez de un partido que solapa la corrupción y es cueva de salteadores. El PRI es un partido que ha engendrado una tribu de diputados que son especialistas en levantar el dedo y son expertos en la lisonja gubernamental.

Elizabeth Morales García perderá la elección en Xalapa urbano, porque se le olvida que la sociedad xalapeña es inteligente al emitir su voto, además olvida, que ya no contará con las tribus de colonos que votaran por ella. Es cierto, y se pecaría de ingenuidad si alguien cree que el PRI jugará a la buena, todo mundo sabe que el PRI es una excelente máquina de cachirulos y cochupos electorales, y en esta elección que se avecina, el partido de Morales García seguramente utilizará a sus mejores mapaches y estrategas.

Sin embargo, en política nada está escrito, todo es tiempo y circunstancia, pero por el momento, las circunstancias no le favorecen a Elizabeth Morales García.