Es interesante el acomodo de las piezas en el tablero político xalapeño. Primero, José Valencia intenta registrarse como candidato independiente y finalmente se convierte en candidato del Panal. Ahora, Carlos Luna Escudero, de candidato independiente pasa a registrarse como precandidato a la candidatura por el Partido Acción Nacional, una circunstancia que cambia el panorama porque, de convertirse en candidato por las siglas del blanquiazul, ambas partes, el PAN y Luna Escudero, tornan sus perspectivas en altamente competitivas, a diferencia de hace tres años cuando por el bajo perfil de la candidata no tuvieron las huestes panistas oportunidad de competir con el aliciente del triunfo. Falta camino por andar porque el proceso electoral, si bien está en plena marcha, se encuentra en la etapa de las fintas preliminares.