Sabino Cruz V
08 de enero de 2015

¡Oiga! Me imagino que ya se habrá enterado que el Congreso del Estado aprobó con 36 votos a favor, 10 en contra y cero abstenciones el Presupuesto de Egreso para el Ejercicio Fiscal 2015, por un monto de 102,574,000,000.00 (Ciento dos mil quinientos setenta y cuatro millones de pesos 00/100 M.N.) para el gasto Capital/Corriente/Operación de las Dependencias, Entidades, Órganos Autónomos, Secretaría de la administración estatal; y que habrá observado que de este monto la oficina de don Javier Duarte de Ocho gastará 120 millones 300 mil pesos; que al Comité Organizador de los Juegos Deportivos Centroamericanos, Paracentroamericanos (sic) y del Caribe Veracruz 2014 se le asignaron 33 millones 700 mil pesos; en tanto que el Fideicomiso Público de Administración y Operación del Parque Temático Takilhsukut recibirá 40 millones.

¿Es mucho/poco? Pues depende para que se vaya a utilizar. Por ejemplo, si vemos que a la Comisión Estatal para la Defensa de los Periodistas, le asignan $20, 100,000.00 ((Veinte millones cien mil pesos 00/100 M.N.), de los cuales 14, 845,000.00 (Catorce millones ocho cientos cuarenta y cinco mil pesos 00/100 M.N.) se van para servicios personales y tan solo 400,000.00 (cuatrocientos mil pesos 00/100 M.N.) para Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras Ayudas; o que al Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC) le asignaron 98 millones, de los cuales se tiene contemplado gastar para servicios personales, materiales y suministros, servicios generales 76,575,922.00 (Setenta y seis millones quinientos setenta y cinco mil novecientos veintidós mil pesos 00/100 M.N.), pues como que para el cumplimento sus funciones sustantivas no les queda mucho dinero.

Mire usted  ̶ y perdone si no comparte lo que escribo ̶ pero cuando en el proyecto de presupuesto de don Javier Duarte de Ochoa, juntos con sus tecnócratas asesores no se considera alguna manifestación artística como coadyuvante, no solo para el desarrollo social/turístico, sino también para el económico de Veracruz, uno se pregunta si alguna vez en su vida, tanto pública como privada, han leído un libro completo, escuchado una sinfonía/ópera, asistido a una obra de teatro/danza o exposición pictórica/fotográfica/escultórica.

Cuando solo se entiende lo social como el desarrollo de acciones que garanticen el acceso a los servicios básicos en la vivienda, la ampliación de la infraestructura eléctrica, instalación de estufas ecológicas, pisos y paneles solares; o lo turístico para aprovechar los destinos de aventura, cultural y la diversificada oferta de servicios, por lo que se continuará con “las ferias y exposiciones nacionales e internacionales, que han contribuido a promover al sector y posicionarlo como generador de empleo y de importante derrama económica local”, empieza uno a dudar sobre la capacidad de gestión de los señores secretarios de turismo, cultura y cinematografía.

Pensará usted que es uno necio con esto de la formación del gusto y de las sensibilidades para el desarrollo de una conciencia individual/colectiva, social e histórica, pues cada una de sus expresiones simbólicas adjetivadas hace que suban otras zonas de la inteligencia al afinar “los ojos y los oídos para una mayor sensibilidad, mejoran el sentido crítico, (…) una conciencia más alerta de sí mismo y de la realidad, una mayor riqueza imaginativa y libertad creadora, un mayor sentido de la responsabilidad”. (Zaid, 2013: p. 106); pero miles, juntos con quien esto escribe, creemos que el arte embellece el alma de los brutos, templa el carácter, reconstruye los vínculos afectivos y/o culturales de una comunidad, al mismo tiempo que da sentido y razón de estar en el mundo.

Lo rescatable del magro recurso asignados al IVEC para garantizar el acceso/participación de los bienes y servicios culturales es que una parte de estos están etiquetados para “Contribuir al incremento de las actividades culturales mediante acciones de promoción que desarrollen la Cultura y las Artes de los creadores y artistas; para que asistan a cursos/talleres de capacitación; para ser apoyados con un estímulo económico”.

Comentario Breve

Una exposición bien presentada y con pinturas pocas veces mostradas se está exhibiendo en la sede del IVEC. Obras de los grandes maestros: Salvador Dalí, Joan Miró, Leonora Carrington, Fernando Botero, Mathias Goeritz, Francisco Zúñiga, Carlos Mérida, Agustín Lazo integran esta sui generis exposición que la verdad hay que ver antes de que termine el mes que corre.

Por más que busqué en el “Programa Veracruzano de Turismo, Cultura y cinematografía – al que le asignan 249 millones 50 mil pesos- no encontré mención alguna de Hay Festival. En la próxima entrega desglosaré las acciones presupuestadas; solo adelanto que para “Educación e Investigación Artística” hay 11 millones de pesos.