La revista proceso incluye un documentado reportaje en el que narra las desavenencias entre el senador Héctor Yunes Landa y el gobernador Duarte de Ochoa: “Se percibe un afán sectario, de pequeñez, que permea en todos los ámbitos de la vida pública. Es indudable que hay inestabilidad, atraso social, recesión. La clase política está confrontada con el gobernador. El PRI (está) dividido por una injerencia anacrónica y lamentable”… Ayer, durante la celebración del Centenario de la Ley Agraria en Boca del Río, Yunes Landa y el también senador priista José Yunes Zorrilla aprovecharon la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Veracruz para manifestar su descontento con Duarte: “Abandonamos el evento para evidenciar que no existe unidad. Toda pretensión de mostrar lo contrario es un montaje (de Duarte) en el que no vamos a participar. En la entidad unidad al interior del PRI, la unidad que pretende mostrar el gobernador del Estado es supuesta e impuesta, y existe una clara injerencia del Ejecutivo Estatal en la vida interna de los partidos políticos diferentes al nuestro”, arreció Yunes Landa… “Hay desacuerdos sobre la forma como se conduce la cosa pública. Hay tentaciones autoritarias y vocaciones retardatarias, las cosas no pueden continuar por este camino”. La escisión es inédita y refleja el signo de los nuevos tiempos ¿Qué priista hubiera imaginado este diferendo?