chil5-440x293

XALAPA, Ver. (apro).- El examen genético de ADN, la comparación de huellas dactilares y cabellos analizados por peritos confirmaron que los restos encontrados en el municipio de Manlio Fabio, cerca de Medellín de Bravo, corresponden al reportero de La Unión, Moisés Sánchez Cerezo, levantado por un comando el viernes 2 en la congregación de El Tejar, confirmó hoy la Fiscalía General del Estado (FGE).

Este martes, el fiscal general Luis Ángel Bravo Contreras sostuvo que los resultados genéticos realizados al cuerpo sin vida hallado el sábado pasado y los practicados a Jorge Sánchez Ordóñez, hijo del también activista, apuntan a un parentesco biológico de 99.99%.

Bravo Contreras dijo que ya notificó a Jorge Sánchez el informe de los resultados genéticos, sin embargo, éste ya anticipó que “aguardará” las conclusiones de los peritos de la PGR; mientras tanto, no reconocerá el cuerpo.

En rueda de prensa, Bravo Contreras detalló que los análisis comparativos de material genético “corroboraron” los resultados obtenidos en primera instancia con las pruebas dactiloscópicas.

No obstante, el titular de la FGE prometió que la investigación ministerial “será abierta” a la organización Artículo 19, que ayer criticó que las diligencias eran parciales y que un video del presunto asesino confeso, Noé Clemente Rodríguez, no era materia suficiente para dar por muerto a Moisés Sánchez.

“Ellos son coadyuvantes (Artículo 19) y tienen acceso a la investigación, incluso a confrontar datos y revisar las diligencias; la familia de Moisés Sánchez nombró a la organización Artículo 19 como parte de la investigación”, recordó Luis Ángel Bravo.

También reconoció que la investigación ministerial 01E/2015 continúa abierta, pues aún siguen libres cinco personas que participaron en el homicidio doloso y continúa sin aparecer la computadora portátil y el celular del comunicador levantado a principios de año.

El funcionario admitió que desde ayer arribaron peritos de la PGR para analizar “las pruebas” y “exámenes ya practicados”.

“Será cosa de unos tres o cuatro días, con lo que será por demás corroborado que la identidad del cuerpo localizado hace unas días corresponde a José Moisés Sánchez Cerezo”, aseguró.

El hijo del reportero de La Unión –explicó el fiscal general– solicitó no utilizar químicos en el cuerpo, por lo que éste sólo se mantiene en refrigeración; lo anterior, con el fin de que la PGR pueda comenzar “de cero” sus propios exámenes.

Previo a ello Jorge Sánchez, hijo de la víctima, dio una entrevista en el noticiero radiofónico de Joaquín López Dóriga, donde insistió en que reconocerá la muerte de su padre una vez que peritos federales hagan las pruebas dactilares, de ADN y otras diligencias, pero que además promoverá una “prueba independiente”.

“Estamos a la espera de los resultados porque en las características del cuerpo hay varias cosas que no reconozco de él, en las manos, los pies, los dientes, obviamente por la descomposición del cuerpo, y por ello he solicitado a la PGR que se haga un peritaje de ADN, y nosotros vamos a realizar uno particular para estar seguros si es o no es”, aclaró Sánchez Ordóñez.

El Congreso local recibió ayer por la noche la solicitud de la Fiscalía General del Estado para iniciar el juicio de procedimiento para desaforar al alcalde panista Omar Reyes Cruz, señalado por la FGE como presunto autor intelectual del homicidio doloso de Moisés Sánchez.

El presidente de la Comisión Instructora, el priista Juan Manuel Velázquez, refirió que se elaborará un dictamen apegado a derecho y sin tintes políticos, aunque observó que la Fiscalía ya entregó resultados “contundentes” y “expeditos”.

Velázquez Yunes puntualizó que el Congreso sólo llevara a cabo un “trámite administrativo” para “otorgar o no” el desafuero del alcalde Omar Cruz, “dependiendo de las pruebas y alegatos” que la Fiscalía y el propio edil entreguen “en una audiencia”.

El procedimiento, estimó el diputado local, puede llevar unos 20 días o un poco más, “probablemente por la segunda o tercera semana de febrero”.

En el puerto de Veracruz un centenar de vecinos de Medellín de Bravo se plantaron a las afueras de la Subprocuraduría de Justicia para acusar al fiscal Luis Ángel Bravo de “fabricar” un chivo expiatorio para “resolver” el homicidio doloso de Moisés Sánchez.

Los manifestantes iban encabezados por algunos agentes municipales de Medellín y se desplazaron en cinco autobuses del parque “El Tejar” hacía las oficinas regionales de la Fiscalía.

En sus consignas destacaron que el edil Omar Cruz “es inocente”, al tiempo que reclamaron que el gobernador Javier Duarte de Ochoa “sacara” las manos del caso. Varios de los inconformes eran empleados del ayuntamiento de Medellín.

El presidente del PAN en la entidad, José de Jesús Mancha, emitió un comunicado la noche del lunes para insistir en que “no le creemos” al gobierno del estado en el caso de Moisés Sánchez.

“Queremos verdad y justicia para el periodista de Medellín de Bravo y para su familia, no le creemos al gobierno de Duarte, como el hijo de Moisés tampoco les cree”, expuso Mancha.

No obstante, el líder panista aseguró que si la PGR llega a incriminar a Omar Reyes Cruz, el propio PAN, tanto estatal como nacional, exigirá “un castigo ejemplar”.

Tomado de: http://www.proceso.com.mx/?p=394351