Por Mario Javier Sánchez de la Torre
14 de enero de 2015

Hace aproximadamente 15 días, se dio a conocer la noticia de que un interesante número de alcaldes abandonaban el instituto político al que pertenecían para afiliarse al Partido Revolucionario Institucional. Información que llamó la atención, porque no se indicaba claramente el motivo por el cual se daba el cambio. Días después corrió la versión de que fueron presionados por las autoridades estatales en el sentido de que, o se cambiaban de partido político o no recibirían sus participaciones federales. Acción que motivó que el ex gobernador de Veracruz, Dante Alfonso Delgado Rannauro, emitiera declaraciones desde la ciudad de México, culpando al Ejecutivo del Estado de la situación.

Días después, el titular de la Secretaria de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), declaraba a los medios de comunicación que la actual administración estatal ya no tenía adeudos y que en todo estaba al corriente, pero lamentablemente las manifestaciones de trabajadores al servicio del Estado de Veracruz, continuaban en la Plaza Lerdo y en la entrada de la dependencia que tiene a su cargo, exigiendo aguinaldos, pensiones y salarios.

Así pues, estamos iniciando este electoral año 2015, durante el cual se está llevando a cabo el proceso a través del cual se renovará la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, en la que seguramente el priista Enrique Peña Nieto, tiene todo el interés de lograr una mayoría de curules para poder continuar trabajando como lo ha venido haciendo, que para unos puede resultar bien y para otros mal.

Hay que sumar una nueva raya al tigre aquí en la aldea: la protesta de presidentes municipales del Partido de la Revolución Democrática, quejándose de un recorte presupuestal nada menor, pues están hablando de porcentajes que van desde el 40 o 50 por ciento hacia arriba, llegando en algunos casos al 70, lo que por donde se le quiera analizar, obligaría a estas administraciones municipales a no realizar obra pública desde este año hasta el final de su mandato, por lo que solicitaron una audiencia con el Gobernador del Estado, quien no pudo atenderlos, obligándolos a manifestarse en el centro de esta ciudad, hasta que alguno de los empleados de la actual administración estatal que si tiene sensibilidad política los recibió.

Acto seguido, el relevo del cloncito de la fidelidad en la Secretaría de Gobierno, el ex panista Buganza Salmerón, informó que por instrucciones del titular del Poder Ejecutivo en la entidad, a partir del lunes pasado se estaba agilizando la transferencia de las participaciones federales a los municipios. Declaración a la que hay que agregar, coincidentemente, que el legislador local Raúl Zarrabal Ferat, secretario de la Comisión de Hacienda Municipal de la LXIII Legislatura, desmintió que haya disminución de recursos en las participaciones de los municipios perredistas.

Como se aprecia en lo reseñado, el actual grupo de servidores públicos que gobierna esta entidad, no lo sabe hacer, ya que necesita de presiones, como plantones, toma de calles, de carreteras y otras acciones agresivas, para que se ponga a trabajar. Muestra de lo mencionado es lo expresado por el ex panista que ahora otra vez es Secretario de Gobierno aquí en estas tierras veracruzanas, después de la protesta de inconformidad de los alcaldes perredistas en frene del Palacio de Gobierno el pasado sábado, al mencionar que desde el pasado lunes se recibieron instrucciones para hacer llegar a los ayuntamientos las participaciones que les corresponden, las cuales son del pueblo veracruzano y no del gobierno en turno.

Lamentablemente así viene funcionando está administración, a jalones de parte de los afectados, siendo este solamente uno de los aspectos que por el momento abordamos, pero habrá más. Hasta el miércoles.

Contacto: noti-sigloxxi@nullhotmail.com