El “divide y ganarás” es una conseja pública de los tiempos de la Roma Clásica que la gente del pueblo pregonaba para referirse a hacer cada cosa a su tiempo, no todo a la vez porque confunde y se pierde tiempo. Nicolás Maquiavelo utilizó el “Divide y vencerás” para subrayar que al adversario hay que debilitarlo sembrando la incertidumbre y la división entre sus filas; esa es una estrategia muy socorrida en política, no podía ser la excepción en Veracruz; muy a propósito llama la atención la renuncia de Michel Reyes Alcántara a su militancia panista y a ser precandidato a diputado por ese partido. ¿La razón? Se ha percatado que los doce años de gobierno panista en México “dejaron como herencia maldita una cauda de bribones que provenientes de otras corrientes políticas, han traído su cuota de odio, intriga, corrupción y venganzas personales…” Se refiere a “la pandilla voraz de Boca del Río”. También se ha dado cuenta que los ideales de Gómez Morín, Vicencio Tovar, etc., fueron traicionados. Lo expresó en Acayucan, en donde, por cierto, el candidato del PRI es Erick Lagos. ¡Que coincidencia!