En Salina Cruz, al más puro estilo de los discursos priistas de antaño, el dirigente sindical de los petroleros, Carlos Romero Deschamps, dijo al presidente de la república: “Aquí estaremos comprometidos con México y con usted señor presidente, unidos venceremos”, para testimoniarle su apoyo a la política petrolera, tal como se hacía en los tiempos dorados del corporativismo sindical. Allí mismo expuso que “el enojo no puede ser el impulso de una nación que quiere renovarse, moverse y cambiar para alcanzar una realidad más segura, más prospera y más digna”. Y convocó al olvido:porque solo así romperemos el viejo círculo vicioso que ha mantenido al país atado a rezagos; hoy nos toca a todos decidirnos por una postura: lamentación o trabajo, azoro o compromiso, los petroleros ya hemos tomado esa decisión que por cierto siempre hemos asumido, trabajo y compromiso, aquí estaremos”. ¿Habrá quien le crea?