1 Gas

Ciudad de México, 1 de enero (SinEmbargo).- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó en el Diario Oficial de la Federación un acuerdo en el que establece que durante el año podría darse otro incremento en el precio de las gasolinas y diésel en caso de que estos combustibles sean afectados por la volatilidad del mercado.

El Gobierno federal prometió que no habría sino un sólo ajuste anual a los combustibles, y más: que la Reforma Energética bajaría precios de la gasolina, del gas y de otros energéticos de uso cotidiano.

“La política de precios máximos al público que se emita deberá prever ajustes de forma congruente con la inflación esperada de la economía y, en caso de que los precios internacionales de estos combustibles experimenten alta volatilidad, el Ejecutivo Federal preverá mecanismos de ajuste que permitan revisar al alza los incrementos de los citados precios, de manera consistente con la evolución del mercado internacional”, señala de manera textual el Acuerdo 016/2014.

Este 1 de enero, la SHCP confirmó el incremento de 1.9 por ciento en el precio de las gasolinas y diésel.

A partir de este jueves el litro de gasolina Magna tiene un precio de 13.57 pesos, mientras que la Premium está en 14.38 pesos. En tanto, el litro de diésel se vende en 14.20 pesos.

“Es decisión del Gobierno federal que Hacienda se encargue de prever los ajustes a los precios de estos combustibles de manea congruente con la inflación, así como en caso de que los precios internacionales de las gasolinas Magna y Premium y el diésel experimenten alta volatilidad”, publica el DOF.

En caso de presentarse esta situación, Hacienda tendrá que establecer los mecanismos para ajustar al alza los incrementos de los precios en conjunto con la Secretaría de Energía (Sener).

“La Secretaría de Hacienda deberá fijar los precios máximos de las gasolinas Pemex Magna y Pemex Premium, así como del diésel, que reflejen los ajustes a los precios máximos de dichos productos, en caso de que los precios internacionales de estos combustibles experimenten alta volatilidad en los mercados internacionales”, establece el artículo segundo del Acuerdo.

En la Ley de Ingresos para 2015 se hizo una previsión en la que se especifica que el deslizamiento del precio sería en una sola ocasión al inicio del año y conforme a la inflación.

Según explicó la SHCP, el factor de actualización aplicable para el año siguiente “es de 1.0416, resultado de dividir el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) del mes de noviembre de 2014, que fue de 115.493 puntos entre el mencionado índice correspondiente al mes de noviembre de 2013, que fue de 110.872 puntos, conforme al procedimiento establecido por lo dispuesto en el artículo 17-A del Código Fiscal de la Federación”.

LA GASOLINA Y LOS PRECIOS INTERNACIONALES

Leticia Armenta Fraire, directora del Centro de Análisis Económico del Tecnológico de Monterrey, campus Ciudad de México, dijo que “el parámetro [para el aumento] es la inflación, de tal forma que la gasolina, como un bien proporcionado por la Empresa Productiva del Estado, como es el caso de Pemex, está fijando su precio”.

“Administrando este precio, no obedece a las ofertas del mercado, no fluctúa, ni disminuye, porque no está vinculado a los costos internacionales. El gobierno fija el precio de acuerdo al parámetro de la inflación”, afirmó.

Por su parte, Jesús Valdés Díaz de Villegas, investigador del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, afirmó que “la gasolina está subsidiada desde el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012). Se planteó eliminarlo y si nosotros comparamos como se vende ahora la gasolina en Estados Unidos evidentemente hay un problema. En México hay cuatro refinerías y no somos productores de gasolina, es importada. A este proceso de importación se añade el costo de la logística, que son gastos al precio final del consumidor”.

Lo que se está haciendo, añadió, “es eliminar el subsidio, de tal forma que tenga el precio del mercado de acuerdo al juego de la oferta y la demanda. Una vez que se quita el subsidio se normaliza su precio y las variaciones estarán determinadas”.

Ante la pregunta sobre si resulta conveniente hacer el ajuste a principio de año en lugar de realizarlo de manera mensual, como se hizo hasta 2014, Armenta Fraire respondió que “el impacto es mayor cuando se va deslizando mes con mes, pues en un deslizamiento de 1 por ciento al mes terminamos con un incremento anual de 13 por ciento, porque se acumula”.

“Se piensa que afecta más si se hace en una sola vez justamente porque el consumidor lo resiente. Particularmente enero es el mes más complicado para los consumidores por ser principio de año. Así que será más reactivo a esta forma, aun cuando se considere el costo del año y el incremento sea menor”, explicó.

De acuerdo con cifras de la agencia de noticias Bloomberg, en Estados Unidos, desde el pasado 22 de diciembre, la gasolina regular [la más parecida a la Magna en México] se vende entre los 2.38 y 1.32 dólares el galón [3.78 litros], dependiendo del estado de esa Nación donde se adquiera.

Esto quiere decir que actualmente el litro de gasolina en Estados Unidos se encuentra entre los 9.46 y los 5.24 pesos, con un tipo de cambio promedio de 15.03 pesos por dólar.

La US Energy Information Administration (EIA) prevé que en 2015, el precio de la gasolina en Estados Unidos promedie los 2.94 dólares por galón, es decir 11.16 pesos por cada litro.

VEA LA INFORMACIÓN EN:

http://www.sinembargo.mx/01-01-2015/1205709