Hace dos días incluimos parte de una entrevista que el periódico en línea, sinembargo.com, le hiciera a la reportera Sayda Chiñas Córdova en donde se refería a las presiones del gobierno estatal de Veracruz para silenciar a la prensa crítica. Ahora, el mismo periódico publica otra entrevista a la misma reportera en donde ella denuncia que fue despedida del diario Notisur tras cinco años de trabajar en ese periódico. Atribuye el despido a su activismo en su momento, en el caso de la desaparición de Goyo Jiménez a inicios de 2014: “Yo era su jefa directa [de Gregorio Jiménez], yo me dediqué al activismo para que apareciera. Tuve presiones por parte de los dueños de Notisur para que parara. Tuve presiones del diario para que paráramos, incluso nos juntaron a todos los reporteros y nos exigieron que paráramos las manifestaciones”. La misma actitud adoptó en el caso de Moisés Sánchez, quien también es reportera de la Jornada de Veracruz, pero en esta ocasión fue presionada para renunciar al diario: “Todo eso se acumuló [incluida la entrevista que dio a este medio], y ayer me dijeron, sin preámbulo ni nada, que ya me tenían mi liquidación que porque el dueño dice que ya no daba yo los resultados periodísticos”.