En Acayucan, el comentario de moda es la renuncia de César Misael Reyes Alcántara a la candidatura panista a diputado federal por ese distrito. Para adobar el asunto, corre el rumor que el causante de la renuncia fue nada menos que el candidato del PRI, Erick Lagos, quien debe traer las alforjas rebosantes de dinero porque, según el cuento, dio 500 mil pesos a Misael para que no participara. Tal versión la difunde Rodolfo Hernández, quien figuraba en la formula panista como suplente y al parecer se la pasaron de humo pues no vio nada del medio millón de pesos. Como las llamadas a misa, quien quiera creer que crea, otros ya tienen materia para el comentario.