El gobierno mexicano se siente acorralado y observado por millones de ojos, ya no actúa con las ligerezas de otros tiempos precisamente para evitar deslices que se conviertan en escándalos. Así lo demuestra la Secretaría de Comunicaciones y Transportes al suspender la licitación del tren rápido México-Querétaro que estaba programada para el 29 del mes en curso. El pretexto para el aplazamiento es que se recibieron varios comentarios de las empresas licitantes que merecen ser tomados en cuenta e incorporarlos a los términos de la licitación; tal lo aseguró Pablo Suárez Coello, Director de Transporte Ferroviario y Multimodal. Las empresas que formularon observaciones fueron: Santander, Siemens, Alston, Texeira Duarte, ICA, Cosci, China Railway, Comsa y Construction Corporation.