El empresario Juan Carlos Stivallet, uno de los “corridos” de Sefiplan, lamenta que en nuestro Estado no haya un combate “frontal” contra la corrupción, al referirse al resultado de la revisión de la Cuenta Pública de 2013. Su expresión no está alejada de la realidad porque en Veracruz los órganos de control y fiscalización dejan mucho que desear, cuando revisan encuentran lo que previamente está previsto porque desde la perspectiva ciudadana existen decenas de desviaciones que no se detectan. Refiere Stivallet que el Orfis no cuenta con la autonomía suficiente para hacer un trabajo veraz, creíble, que cuando el Orfis informa de sus hallazgos nadie cree que haya encontrado lo que se ve en el entorno social, sino sólo lo que conviene. Como ciudadano expresa que una gubernatura de dos años como están las cosas en Veracruz, para nada es conveniente.